Pandemia: Entre necesidades insatisfechas e irresponsabilidades colectivas

Compartir en:

Las enseñanzas del primer año de convivencia con el virus del Covid -19 se pueden asimilar desde muchos lados. Para Colombia fue la oportunidad de ratificar que hemos sido históricamente gobernados por personas inescrupulosas, que piensan solo en su bolsillo, aún a costa de las desgracias colectivas.

Las enseñanzas del primer año de convivencia con el virus del Covid -19 se pueden asimilar desde muchos lados. Para Colombia fue la oportunidad de ratificar que hemos sido históricamente gobernados por personas inescrupulosas, que piensan solo en su bolsillo, aún a costa de las desgracias colectivas.

Por Víctor Chaves R. #ReporteroNomada.

La pandemia que provocó el Covid – 19 impactó y aún lo hace de manera contundente al mundo entero. Las cifras de infectados y fallecidos sigue creciendo a ritmos sostenidos y aunque ya se está aplicando la vacuna en muchas partes, las tendencias y los picos siguen preocupando a científicos, médicos, funcionarios y gobernantes.

La gente, es decir los pobladores del planeta, vienen actuando acorde con las circunstancias, pero sin perder su condición de seres vivos expuestos al error, la equivocación o la reacción errónea… y si han sido gobernados por ineptos o corruptos, pues la exposición a los riesgos ha sido mucho mayor.

El debate entre la protección sanitaria o la sobrevivencia económico lo ganó el gran capital, que ha lucrado como nunca, eso sí, siempre a costa de los más llevados. Los grandes almacenes de cadena, las grandes superficies, los importadores de alimentos, algunos procesadores, en fin los grandes empresarios, junto a los banqueros se sintieron a sus anchas negociando en medio de una tragedia global, cosa que tampoco debe sorprendernos, pues siempre ha sido así, en río revuelto, ganancia de capitalistas. El que tiene mucha plata, tendrá aún mas después de una crisis.

Hoy el mundo afronta, casi que sin darnos cuenta, el momento más álgido de la pandemia, pues el número de contagiados crece en cantidades inesperadas, lo mismo que el de fallecidos. Hay crisis hospitalarias en todo lado, las unidades de cuidados intensivos, están colapsando, mientras la gente anda comprando obsequios, paseando y armando grandes fiestas. Hay un efecto psicosocial casi que inesperado, aunque tal vez no, una especie de resignación frente al virus.

«Si me va a dar, que me dé de una vez», dijo alguien, que alegó que «es mejor salir de eso, para morirnos o seguir trabajando». La humilde apreciación de nuestro paisano puede resumir una tendencia orbital. La gente decidió arriesgarse, no solo para cumplir con sus responsabilidades, sino también porque necesitaban contacto grupal, divertirse, pasear etc.

A estas alturas, con 1.8 millones de muertos por el virus y muchos millones de infectados, hay núcleos, comunidades, familias a las que aún no les ha tocado ni siquiera percibir de cerca los dolores directos e indirectos que provoca el mal. Es tal vez por eso que la irresponsabilidad colectiva ha aflorado de esta manera.

Pero el mal seguirá, los picos crecerán y las víctimas seguirán aumentando. Gran parte del daño ya está hecho. Es irreversible. Hay gobernantes, pocos, intentando desaguar antes del naufragio total, pero todo indica que la velocidad de aplicación de las vacunas no alcanzará a impedir que muchas personas sigan infectándose y muriendo…

El mundo seguirá también pese a lo mal gobernado que está. Países como los nuestros seguirán padeciendo las consecuencias de siglos de malos gobernantes, la corrupción y la mafia y todo por supuesto se reflejará en la forma de manejar la pandemia. No nos sorprendamos si se pierde la plata de las vacunas o si nos la aplican chimba, es decir que nos vuelven a meter gato por liebre, en fin. Todo lo poco bueno, lo malo y lo peor, seguirá pasando en nuestro desvencijado país de muerte.

En todo caso, feliz año.


Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!