Periodismo independiente, alternativa comunicativa

Compartir en:

Por: Graciela Sánchez Narváez -IDEAS CIRCULANTES-

Uno de los derechos que más nos identifica como seres humanos, inteligentes y libres; es la libertad de expresión. Y es que, esa misma esencia de seres racionales, tiene que ver con el lenguaje, pero no solo como lengua, sino como información y comunicación.

Jamás las acciones comunicativas de los hablantes serán posibles sin el otro. De manera, que la palabra comunicativa, está viva, cuando la decimos y la expresamos a un escucha. Por esto, buena parte de los estudios desarrollados en comunicación y periodismo, provienen de escuelas con distintos enfoques, pero todas han tenido en cuenta a los sujetos que reciben el mensaje; la diferencia está en las consideraciones que se hace sobre los lectores, videntes o escuchas de los textos, imágenes y discursos periodísticos.

Desde la antigüedad, la retórica, por ejemplo, adquirió un enorme prestigio. En nuestro país hasta hace poco, los discursos se basaban en ella, pues, en los años treinta y cuarenta, lo aplicaban como una disciplina modelo, por lo cual, una sola persona, podía convencer a todo un público de la verdad que se suponía, estaba argumentando.

Consideramos que la retórica, necesitaba realmente de una habilidad discursiva, que requería de una fluidez especial, por lo cual, se constituyó en una asignatura de las más difíciles en muchos centros de educación superior, sin embargo, con su oratoria lo que pretendía era convencer al otro, de la verdad que el orador argumentaba, y por lo general, ésta, pertenecía a un grupo con una marcada ideología de poder. Un ejemplo claro de esta clase de retórica, son los discursos políticos que, aún en el momento algunas veces, leemos o escuchamos.

Poco a poco, creemos que afortunadamente, esta modalidad fue perdiendo su valor, especialmente por la manera cómo se consideraba al sujeto receptor de los discursos y los textos, pues, se lo comprendía, como un lector o escucha pasivo, emotivo y sin libertad de pensamiento, por lo cual, era una persona fácil de convencer. Esto, desde nuestra mirada, fue un flagrante error que rayó en el irrespeto por el Otro comunicativo, en muchos sentidos.

El periodismo es en su más elemental definición, una actividad social, comunicacional y profesional, cuyo propósito es proporcionarles a los lectores, escuchas o videntes, una información veraz, respetuosa y oportuna que llegue a la comunidad en general.

Sabemos que hay muchas clases de periodismo, pero la intención de este artículo es reflexionar y opinar sobre un periodismo independiente, que lo deberían ser todos, si tenemos en cuenta que en nuestro país existe como derecho la libertad de expresión.

Pero entonces en ¿qué consiste el periodismo independiente? Consideramos que un periodismo independiente es libre, porque a pesar de que se incluye en grupos, agencias o empresas, su condición es estar libre de cualquier lineamiento ideológico de poder, con el fin de describir y opinar lo más honesta y objetivamente que se pueda, sobre cualquier tema.

La mente de quien escribe independientemente, debe ser amplia culturalmente, con el fin de enfocar su mirada desde distintos ángulos, para ello, debe investigar distintas fuentes y valorar sus contenidos, por eso, esta clase de periodista compara, observa y analiza sus contenidos.

Sabemos por eso, que los periodistas independientes son controversiales ya que tocan temas sociales que, por tratarse de verdades no dichas, no son aceptados por muchos, debido a que pueden causar resquemores y antipatías, sin embargo, su carácter social y crítico atrae mucho, debido a que se convierte en voz de quienes permanecen en silencio por muchos motivos. Conocemos todos, los muchos casos de los periodistas de estos medios que, han perdido la vida, por desarrollar esos temas álgidos que se teme denunciar por temor a las consabidas represalias.

Un periodista independiente, expresa sus ideas y opiniones con sentido crítico,  cultural y político, de manera honesta, respetuosa y libre, porque el único interés, es describir una realidad como se la investiga y se la entiende, con la libertad  que no frena, ni obedece,  ni obliga a escribir como un poder lo desea.

Cuando por no ser independientes se pasa a comunicar como verdades, informaciones que de manera acomodada interesan de manera personal, se llama amarillismo que, lamentablemente les gusta a muchos lectores, pero no son los que realmente quieren tener puntos de vista frente a la verdad de los acontecimientos.

Muchas veces el reiting del periodismo independiente y alternativo, no es el más alto ni el más grande, sin embargo, en el momento, se asocian en red ya que estos medios alternativos, están íntimamente relacionados con las webs y al desarrollo del internet y la tecnología en general.

Inicialmente estos medios no eran accesibles a la mayoría del público, pero a medida que se fueron desarrollando las tecnologías electrónicas de captación almacenaje y transmisión de datos, los medios alternativos independientes empezaron a contar con un creciente número de seguidores.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!