Se agrava la crisis humanitaria en Nariño

Compartir en:

Van 27 desplazamientos forzados en este año frente a 24 de todo el 2019, afirmó el subsecretario departamental de Paz y Derechos Humanos, Amilkar Pantoja, quien dialogó con La Noticia Sin Fronteras sobre esta cruda realidad que afecta sobre todo a la costa y el piedemonte, en donde operan 16 grupos armados ilegales que se disputan el territorio y las economías ilícitas. Abordó inicialmente el caso del último éxodo en Oyala Herrera.

¿Cuál es la situación real del municipio de Olaya Herrera frente al último desplazamiento forzado por combates de grupos armados ilegales?

La misionalidad de la Secretaría de Gobierno y esta subsecretaría es cuidar al máximo la integridad de nuestros conciudadanos y para eso estamos atendiendo cualquier emergencia y trabajamos en una línea preventiva.

Siempre estamos pendientes cuando sucede un desplazamiento masivo, como este último que se acaba de presentar. Son 543 personas que corresponden a 223 familias que fueron desplazadas de manera forzosa.

De los 5 desplazamientos que se han registrado este año en Olaya Herrera, nosotros hemos atendido cuatro con el apoyo a más de 800 personas. A lo largo de este años se ha registrado 27 desplazamientos forzados en el departamento de Nariño.

¿La mayor parte de estos desplazamientos se han presentado por enfrentamientos entre grupos armados legales e ilegales?

Normalmente un desplazamiento se presenta porque la gente quiere cuidar su vida. Se dan combates y presencia de grupos, entonces la gente se desplaza a otras veredas o la cabecera municipal, la mayoría en la costa y el piedemonte, sobre todo en zonas de difícil acceso vehicular, en donde las personas han tenido que hacer grandes esfuerzos para salir.

¿En qué municipios se han presentado los desplazamientos?

Se han registrado sobre todo en Barbacoas, Olaya Herrera, Santa Bárbara y Tumaco, que son los municipios en donde más se ha producido el fenómeno.

¿Cómo se entiende que esta zona tenga uno de los pie de fuerza más altos del país, aproximadamente 13 mil hombres de la Fuerza Pública y no se pueda frenar este fenómeno que lleva décadas?

La zona geoestratégicamente es importante por la ruta de los ríos, la ruta hacia el mar, por ser frontera con Ecuador y el sur del continente que es inmensa y por supuesto es difícil de tener control.

Hasta el momento operan en esa zona al menos 16 grupos armados disputándose el territorio y las economías ilícitas de narcotráfico, trata de personas, tráfico de armas y otras. Entonces la presencia de la Fuerza Pública es necesaria. Se ha reforzado, pero también es importante la presencia de otras entidades del Estado, que es lo que en este momento se hace.

Sabemos que los grupos que más operan son el Oliver Sinisterra y Los Contadores, ¿pero que otros hay?

Son varios grupos que buscan el control de las economías ilegales. Son grupos residuales de diferentes tendencias que están en nuestro territorio. No le puedo hacer un listado, pero sí se necesita que nos unamos como nariñenses para entender lo que está sucediendo.

Estos grupos al contrario de replegarse se han hecho más fuertes, sobre todo en este tiempo de pandemia ¿Por qué pasa esto?

Es una situación que la dirán quienes la investigan en detalle. Nosotros desde nuestro trabajo de paz y derechos humanos lo que hacemos es prevenir haciendo que las medidas como los autos de la Corte Constitucional, las alertas tempranas y todas las disposiciones legales se ejecuten.

El 19 de este mes estaremos con la comunidad Awá en un consejo de seguridad para tratar solo el tema de las amenazas que la han afectado durante este año.

¿Cómo está Nariño en torno a los desplazamientos forzados frente al país y cuál es el comportamiento de este año frente al anterior?

Este año hemos tenido más desplazamientos. Los tiempos de mayor número han sido noviembre y diciembre. Hasta el año pasado se contaban 24 desplazamientos en todo el año y este 2020 ya llevamos 27 y ya llegamos casi a los 9.000 afectados. La situación se vuelve cada vez más crítica en el departamento.

¿Por qué cree usted que se ha agravado?

Porque no existe una alternativa a los temas de sustitución de cultivos de uso ilícito y al tráfico de drogas. En el momento que se respalde esa iniciativa del gobierno departamental de Acuerdos de Raíz, allí creemos que se reducirá en número de hectáreas de hoja de coca sembrada y sin duda se va a reducir el conflicto armado.

La comunidad Awá es el blanco predilecto de los grupos armados, pese a que existen autos de la Corte Constitucional que obliga al Gobierno a protegerla ¿Por qué está pasando esto?

Hay varias líneas de acción y son los gobiernos local, departamental y nacional que tienen que articularse para poder responder ante un problema estructural que ha llevado varios años y no ha tenido el desarrollo que se esperaba.

Sin embargo este año hemos avanzado en varios temas con los Awá y parte de esos avances los evaluaremos en el consejo de seguridad el próximo 19 de noviembre en el Diviso.

¿Por qué están matando a los indígenas Awá y cuántos han fallecido este año por la violencia?

Sus organizaciones Unipa y Camawari emiten comunicados en los que denuncian sobre la muerte de miembros de su comunidad. A nosotros como departamento y sociedad nos duele toda muerte, sea de un líder o cualquier persona.

La situación no está en la cantidad. Una sola muerte nos tiene que movilizar a todos para proteger a esa comunidad.

¿Cómo está la situación de derechos humanos en Nariño si la comparamos con la realidad nacional?

La situación de Nariño, al igual que zona de frontera con Venezuela y del Cauca, son las más graves del país.

Nosotros hemos activado 77 rutas de atención y protección a defensores de los derechos humanos y líderes sociales. Son casi 300 personas a las que se les ha salvado la vida reubicándolos en el país. Eso nos muestra la triste realidad que tenemos en el departamento.

También se han generado entornos protectores, porque es la comunidad la que tiene que proteger a sus líderes.

¿Frente a esta realidad tan difícil, cómo se avizora el 2021?

Confiamos que para el 2021 la situación humanitaria mejore. Hemos hecho un importante trabajo y así los esperamos. Por ejemplo este año se redujo el asesinato de líderes sociales en Nariño, pese a que durante la pandemia se han presentado situaciones complejas. Este año la cifra es de 3 líderes muertos, frente a otros años que han sido 6, 7 o más.

El subsecretario de Paz y Derechos Humanos de la Gobernación de Nariño, Amilkar Pantoja, abordó con La Noticia Sin Fronteras sobre la crisis humanitaria en la región.

Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!