Pastusos fuera

Compartir en:

Por: José Arteaga (Twitter: @jdjarteaga)

¿Hay alguna estadística sobre cuantos pastusos viven en el exterior? No creo. Nunca la ha habido y sospecho que en mucho tiempo no la habrá porque eso no ha sido del interés de nadie.

Tan poquito ha sido del interés de la Alcaldía de Pasto y la Gobernación de Nariño que a la hora de hacer alguna reflexión sobre la situación de la ciudad, a la hora de generar encuentros sobre reformas sociales o empresariales, o a la hora de votar, al pastuso en el exterior no se le llama, no se le cita y no se le pregunta.

Pero pastusos en el exterior hay muchos y varios de ellos haciendo trabajos realmente importantes en ciudades como Singapur, Atlanta, Miami, Scottsdale y Ottawa, sólo por citar cinco casos al azar de una generación de ‘cerebros fugados’, que es la del Sexto 81 del colegio Javeriano. ¿No deberíamos aprender de ellos?, pregunta mi curiosidad. ¿No deberíamos contar con su experiencia en arquitectura, comercio, transportes, música o nutrición para trazar planes de desarrollo en nuestra ciudad?

Digo todo esto a propósito de la Oficina de Asuntos Internacionales, entidad de la Alcaldía de Pasto «encargada de gestionar y coordinar acciones de cooperación internacional para hacer de ‪#PastoLaGranCapital», según reza su razón social en redes. Es irónico, pero de esta se sabe muy poco en Pasto y absolutamente nada en el exterior.

Pensando mal, el que se va ya no cuenta, pues como me dijo un amigo cuando lo del plebiscito, «es que vos no sabes como está esto aquí».

Pensando bien, es una oficina en proceso de formación que aún requiere plantear sus mecanismos de posicionamiento de ‘la marca Pasto’ en otras latitudes, conseguir acuerdos de cooperación y lograr recursos financieros.

Pero si no se allana el camino a través de paisanos que pueden tener una cercanía con instituciones y empresas determinadas en diferentes ciudades, ese recorrido será mucho más dispendioso.

Las experiencias en el extranjero son vitales para saber por van los tiros en algunos sectores o para valorar mejor las carencias de determinadas vías de progreso. Por eso, aunque no vivan el día a día de una ciudad, tienen que opinar sobre ella y tomar partido en sus decisiones políticas y de gestión. Vivir lejos no implica saber más, pero si tener un punto de vista diferente. Y a la hora de votar todos los puntos de vista son bienvenidos.

Por eso yo creo que un primer paso de esta oficina es el censo a través de la Cancillería. Hay pastusos que han trabajado con la Unesco o con el Vaticano, por ejemplo. ¿Porqué no pedirles su opinión sobre cooperación internacional? Pero, ¿sabe la Alcaldía quienes son? Lo dudo muchísimo.

Es verdad que los pastusos en países como España o Estados Unidos (dos de los más recurrentes), no se notan, pero estoy seguro que reaccionarían si son convocados para alguna acción concreta. Los grupos de whatsapp de exalumnos de colegios así lo demuestran.

Como se afirmaba en un columna anterior, la nuestra ha sido una migración a cuenta gotas, y ha dependido un poco del sector universitario o de los matrimonios y descendencia con personas de otras regiones y países. Sus triunfos fuera se han conocido por casualidad y sus visitas a ‘la tierrita’ son celebraciones familiares, no actos asociados a un proyecto.

La verdad sea dicha, esto pasa en todas partes. No creo que Pasto sea muy diferente de Neiva, Pereira o Ibagué en este sentido. Pero eso no implica que no se deba hacer.

En estos tiempos en que la tecnología audiovisual se ha puesto al servicio de la comunicación, contactar con algunos de ellos sería estupendo. Luego vendrá lo que tenga que venir y la Oficina de Asuntos Internacionales podrá acordar relaciones bilaterales con Proyectos Kusanone de Japón o el Singapore Infocomm Technology Federation, o valorar las propuestas de Turquia en fomento del turismo sostenible. Sólo por citar algunos casos.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!