Día de la Mujer Escritora

Compartir en:

Por: Graciela Sánchez Narváez -IDEAS CIRCULANTES-

Por iniciativa de la Biblioteca Nacional de España, y el deseo de la escritora Carolina Coronado, quien siempre reclamó que las mujeres que escribían, lo hacían en contra de una sociedad que solo consideraba como valiosa la literatura de los hombres, se determinó que el día 15 de octubre, fecha en la que se conmemora la muerte de Santa Teresa de Jesús; se celebre el Día de la Mujer Escritora.

La historia está en deuda con las mujeres escritoras, pues, por muchos siglos su   discurso evidenció la forma en que la sociedad trató a la mujer que practicaba esta actividad. La Literatura Femenina, ha estado marcada por la conciencia esencial de una lucha constante de las mujeres por abrirse paso entre el sometimiento a un machismo desconsiderado que, las aisló y la frenó por mucho tiempo en sus potencialidades literarias. Pero, no solo esto, muchas mujeres rezagadas y alienadas por la fuerza de estas manifestaciones políticas, ideológicas y culturales, llegaron a pensar que ese era el estado que les correspondía y murieron conformes , casi felices de servir a los hombres y ser buenas amas de casa.

Ha sido largo el camino en el que la mujer escritora perdió sus alas. Para nadie es desconocido que las mujeres escritoras, tuvieron que buscar mil maneras para camuflar su identidad, si querían incursionar en el campo de las letras, pues, esta actividad solo la podían desarrollar los hombres, debido a que, por mucho tiempo, sólo ellos tuvieron derecho a aprender a leer y escribir.

Estos derechos, estuvieron vedados para la mujer, lo cual, quería decir muchas cosas, pues sin estos conocimientos, quedaba prácticamente, fuera de todas las demás formas de conocer el mundo y el universo que habitaba. Esta exclusión,  fue algo así, como cortarle las alas para volar, como cortarle la lengua para expresar lo que pensaba, como cortarle las manos y los pies para trasladarse con seguridad, por eso, siempre dio tumbos como un ciego sin lazarillo ni cayado.  Además, si alguna mujer se quería salir de estos parámetros e intentaba interpretar la realidad o sea leer el mundo y la realidad por medio de iconos, se la consideraba: vidente o bruja, lo cual era un enorme delito que se sancionaban con la horca o con la hoguera.

Por estas circunstancias, cuántas mujeres escritoras, tuvieron que firmar sus cartas o sus textos con los famosos anónimos y muchas veces, tuvieron que disfrazarse de hombres para acudir a las bibliotecas o exposiciones de arte. De esta manera, a las mujeres intelectuales, lectoras y escritoras, les tocó levantar su voz, para exigir el respeto que les corresponde, pues esta lucha, fue una lucha constante y fuerte porque tenía que ver con una cultura donde a la mujer se le ha detenido en sus aspiraciones.

Mencionaremos unos pocos ejemplos de lo que acabamos de argumentar; precisamente, Santa Teresa de Jesús, la filósofa y matemática Hipatia, Alfonsina Storni, Virginia Wolf, Gabriela Mistral, Elizabeth Mulder, las llamadas esposas de carpinteros, cuya expresión la utilizó Fray Luis de Granados, de manera despectiva, para referirse a la literatura femenina de ese tiempo, ellas leían y escribían a base de lucha y paciencia sobre las mujeres antepasadas que sufrieron mucho más que ellas, para lograr el derecho de leer y escribir. 

a generación del 27, congregó a poetas que tuvieron un papel muy importante en el campo cultural y social de la época, por desgracia, como lo es hasta el momento, su obra quedó en el olvido, unas, fueron relegadas, nunca fueron mencionadas en las famosas antologías que por lo general, estaban en manos de hombres,porque no fue posible que una mujer pudiera exponer su obra, pues, tampoco  existían estrategias,  para visualizar y analizar la calidad de las obras de quienes escribían.

Afortunadamente, en el departamento de Nariño y nuestro medio en particular, desde hace muy poco tiempo, sabemos de un laboratorio de amigos jóvenes que, entendiendo la indiferencia de las autoridades encargadas del apoyo, control y vigilancia de la calidad de las obras, han creado un laboratorio de manera privada, tratando de contrarrestar un poco, la apatía estatal que sigue considerando la cultura y el arte como las cenicientas de las actividades que desarrolla en hombre para su sostenimiento vital. Estas estrategias, darán la posibilidad de visibilizar la obra de los escritores desconocidos, que permanecen aún en el anonimato, porque por distintas circunstancias no han podido publicar.  Afortunadamente la virtualidad es una condición benéfica con la que no contaron los escritores de otros tiempos.

En esta columna abrimos, después de consultar con la dirección del periódico, un espacio para nuestras amigas poetas y escritoras de Nariño. Este sería un pequeño laboratorio para dar alas a las personas que calladamente están escribiendo y la memoria las tiene en el olvido, por muchas circunstancias.

Para todas mis amigas poetas y escritoras, nuestros reconocimientos, y el respeto debido, a su pluma y a su voz de lucha, para seguir marcando huella en la roca que muchas veces nos sigue deteniendo. Felicidades amigas.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!