Acción para emular. El ejemplo de los indígenas

Compartir en:

Acción para emular. El ejemplo de los indígenas. Culminó en Bogotá en absoluta calma la jornada de protesta adelantada por los trabajadores colombianos y por los profesores de Fecode, manifestaciones a las que se unieron varias etnias indígenas que inútilmente pretendieron hablar con el presidente de los colombianos.

Culminó en Bogotá en absoluta calma la jornada de protesta adelantada por los trabajadores colombianos y por los profesores de Fecode, manifestaciones a las que se unieron varias etnias indígenas que inútilmente pretendieron hablar con el presidente de los colombianos.

Por Edwin Mejía Ch. frankymejiach@yahoo.es

Se debe resaltar la conducta de los manifestantes, especialmente de los reclamantes indígenas porque de haber terminado en disturbios y en desórdenes, hoy estaríamos hablando de ese tema, echándoles toda el agua sucia a los organizadores de la jornada.

Otro de los aspectos de resaltar es el orden mostrado por los integrantes de la minga durante su estadía en el Palacio de los deportes en donde pernoctaron por cerca de cuatro días y al final lo entregaron impecable, tanto que hasta las mismas autoridades resaltaron el noble gesto de los aborígenes, con la Plaza de Bolívar sucedió lo mismo. Igualmente  resaltaron  de los aborígenes que cumplieron con su compromiso de no bloquear vías, ni dañar los monumentos nacionales.

También de resaltar la conducta de la minga al evitar que un grupo de vándalos encapuchados se metieran en sus filas, sacándolos inmediatamente; de igual forma capturaron en flagrancia a un grupo de antisociales que aprovechando el tumulto de la marcha estaban atracando a la gente robándoles sus celulares. Los indígenas los capturaron y les propinaron varios fuetazos al frente de todas las personas y devolvieron los equipos a sus dueños.

Al final hubo frustración por parte de los indígenas al no poder hablar con el presidente Iván Duque, como ellos pretendían desde hace varios meses, sin lograrlo, pese a su insistencia. Los indígenas salieron de Caloto y llegaron a Bogotá luego de recorrer cerca de 600 kilómetros. 

El director de la Policía, general  Óscar Atehortua nombró un oficial de enlace para que durante la jornada tuviera comunicación directa y permanente con el defensor del Pueblo, Carlos Camargo, con el fin de saber de primera mano el comportamiento de los uniformados durante las marchas. Al final el balance fue positivo, pues no se prsentó ninguna anomalía entre policías y manifestantes.

Considero que así deberían hacerse todas las marchas, en orden y sin vandalismo, sobre todo sin abusos de los uniformados de la Policía y sin la intervención de los vándalos, Bien por nuestros indígenas.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!