Lenta y larga agonía de Comfamiliar Nariño

Compartir en:

Este miércoles, en asamblea general extraordinaria, se deberían dar pasos definitivos sobre el futuro de la caja de compensación de los nariñenses. Sin embargo, se han dado tantas largas que cualquier cosa podría pasar.

¿Cuál podría ser el futuro de una entidad quebrada por dentro y por fuera, financiera y moralmente mal manejada y con decenas de compromisos económicos, contractuales y laborales que con seguridad ya no podrá cumplir?

La Superintendencia de Subsidio Familiar, decidió, mediante una resolución prolongar esta agonía que tiene en vilo a toda la sociedad de esta región, especialmente a los empresarios y comerciantes que confiaron los denominados recursos parafiscales, es decir su plata y la de sus trabajadores y ahora no hay una respuesta clara, sobre lo que pasará en las próximas semanas y meses.

Con este precedente y con muchas cifras y valores por conocer, asimilar y analizar, el Instituto Anticorrupción, IA, una organización creada para meterle el diente a los hechos de corrupción que hoy ignoran o eluden los organismos encargados de controlar o fiscalizar la gestión institucional, presentó recientemente un informe sobre la realidad de Comfamiliar Nariño, que obliga a sus socios y afiliados a asumir el reto de decidir su inmediato futuro, sobre todo porque la Superintendencia de Subsidio Familiar ha seguido prolongando su lenta agonía.

Aquí algunos detalles del informe del IA:

Buscando elevar la capacidad de la sociedad nariñense de ejercer un control social efectivo, el IA preparó este resumen ejecutivo de la Resolución 0335 adoptada por la Superintendencia de Subsidio Familiar en contra de Comfamiliar Nariño el pasado 30 de septiembre de 2020. Esperamos que sea de utilidad para los afiliados y trabajadores de Comfamiliar, para los medios de comunicación, para nuestros veedores aliados y demás
personas interesadas en el ejercicio del control social, y en general, para todos los ciudadanos del departamento.

Aprovechamos la oportunidad para pedirles a quienes tengan conocimiento de actos de mala administración por acción u omisión, o más grave aún, de casos de corrupción ocurriendo al interior de Comfamiliar, que lo reporten al correo electrónico camiloenciso@encisovanegas.com. Si prefieren hacerlo de forma anónima, así lo pueden hacer.


En el curso de la visita realizada por la Superintendencia de Subsidio Familiar a la Caja de Compensación entre el 9 y el 13 de marzo de 2020, se evidenciaron los siguientes aspectos relevantes que soportan la medida cautelar de vigilancia especial decretada el 30 de septiembre, cuyo fin es evitar que COMFAMILIAR incurra en causales de intervención administrativa, suspensión y/o cancelación de la personería jurídica o su liquidación:

  1. Situaciones jurídicas, administrativas y contables relevantes:
    1.1. PROCESOS JUDICIALES: A corte 31 de diciembre de 2019, la entidad presenta procesos judiciales en contra por una cuantía aproximada de $15.416 millones, pero solo se encuentra registrada una provisión por valor de $3.484. Es de aclarar que no se pudo determinar si estas acciones corresponden al programa de salud o al de caja de compensación, lo que impide conocer si las obligaciones a cargo del programa de salud están comprometiendo recursos activos del subsidio familiar.
    1.2. EMBARGOS Y RECURSOS BLOQUEADOS: La entidad registra embargos por $827 millones aproximadamente y bloqueos en cuentas de destinación específica por un valor aproximado de $700 millones de pesos (FONIÑEZ Y MICROCREDITO) derivados de demandas instauradas por IPS.
    1.3. CUOTAS MONETARIAS: El programa de subsidio y cuotas monetarias, que se entrega a los afiliados por las personas a cargo, no cuenta con la liquidez y respaldo financiero para su pago. Se evidencia el registro de saldos contrarios en las cuentas del pasivo que generan incertidumbre frente al reconocimiento de los hechos económicos.
    1.4. REDISTRIBUCIÓN DE GASTOS: A pesar de las observaciones realizadas por la Superintendencia en diferentes visitas, continúa presentándose una inadecuada redistribución de los gastos, no evidenciando que la entidad haya adoptado políticas y medidas de contención de costos y gastos. Por el contrario, por ejemplo, se evidencia un aumento en el gasto por concepto de servicios, los cuales se han venido incrementando con la contratación a través de órdenes de prestación de servicios.
  2. Estados financieros consolidados programa de salud y caja de compensación
    2.1. ESTADO DE SITUACIÓN FINANCIERA CONSOLIDADO PARA LA VIGENCIA 2019: Para la vigencia 2019 la entidad registró activos por valor de $263.941 millones, pasivos por $235.314 millones y un patrimonio neto de $28.627 millones. Se destaca que el 97% de los activos son de la Caja de Compensación ($256.768) pero la mayor parte del pasivo, esto es un 66,81% lo posee el programa de salud. Así las cosas, el programa de salud (EPS) considerado de forma individual, presenta un patrimonio negativo de $150.050 millones.
    2.2. ESTADO DE SITUACIÓN FINANCIERA COMPARATIVO AÑOS 2016 A 2019: Se evidencia un aumento considerable en el pasivo, pasando de $91.347 millones en el año 2016 a $206.614 millones en la vigencia 2019, lo que equivale a un aumento del pasivo en tres (3) años de 126% aproximadamente. Adicionalmente se evidencia una disminución del patrimonio de $153.000 en el año 2016 a $28.000 en el año 2019, equivalente a una disminución del 82%, el cual se explica en las pérdidas aparentes del programa de salud.
    2.3. ESTADO DE RESULTADOS CONSOLIDADO: Para la vigencia 2019 la entidad presentó pérdidas por valor de $79.207 millones, que se explican principalmente en los costos de ventas y prestación de servicios del programa de salud – EPS. Es de destacar que los ingresos del programa de salud ($170.405 millones) no son suficientes para cubrir los costos por prestación de servicio que ascendieron en 2019 a $251.052 millones.
    2.4. ESTADO DE RESULTADOS COMPARATIVO 2016 A 2019: Se evidencia un incremento en los costos pasando de $174.120 millones de pesos en el 2016 a $316.677 en la vigencia 2019. Asimismo, es de señalar que durante las vigencias 2016 a 2018 los resultados del ejercicio consolidados fueron positivos para la entidad, y fue en el año 2019 que empezó a registrar pérdidas por valor de $79.207 millones.
    2.5. INDICADORES FINANCIEROS: Se concluye que el programa de EPS no posee recursos para su operación corriente, presenta un alto nivel de endeudamiento y no posee suficientes recursos para cumplir con sus obligaciones, requiriendo mensualmente ser financiado con recursos de otros programas, y afectando a su vez, los indicadores y resultados de la Caja de Compensación.
  3. Programa de salud EPS de COMFAMILIAR
    3.1. PROGRAMA DE SALUD EPS: Panorama riesgoso frente a su continuidad, al pasar de un patrimonio en 2018 de -$1.783 millones a -$150.544 en el 2019. El programa no cuenta con suficientes activos para respaldar escenarios futuros de financiación, flujos financieros o sostenimiento del capital de trabajo.
    3.2. ESTADO DE RESULTADOS VIG. 2019: Presenta una pérdida de $86.704 millones para la vigencia 2019. Se evidencia que los costos y gastos del programa (subsidiado y contributivo) ascienden al 152, 16% del total de los ingresos del
    programa de salud.
    3.3. CUENTAS POR PAGAR: El pasivo consolidado de CONFAMILIAR a 31 de diciembre de 2019 ascendía a $235.314 millones, de los cuales el 66,81% ($157.223 millones) corresponden a cuentas por pagar del sector salud; de éstas el 37% corresponden a cuentas de más de 360 días y el 25% corresponde a cuentas por pagar a 360 días. El programa EPS debe a la Caja de Compensación la suma de $11.297 millones.
  4. Seguimiento Primer Semestre De 2020
    4.1. Continúa con niveles de liquidez muy por debajo de los estándares financieros. Su nivel de deuda continúa aumentando, pasando del 89,15% en 2019 al 95,04% en junio de 2020.
    4.2. El pasivo de la entidad ha aumentado, pasando de $235.314 millones a 31 de diciembre de 2019 a $314.089 millones a corte 30 de junio de 2020. A su vez, el patrimonio que a corte 31 de diciembre de 2019 ascendía a $28.627 millones, a corte 30 de junio de 2020 asciende a $16.402 millones.

    Conclusiones del estudio adelantado por la Superintendencia Delegada para la Responsabilidad Administrativa y las Medidas Especiales:
  5. Los índices financieros de la Caja de compensación para la vigencia 2019 fueron negativos y dicha tendencia se mantuvo con corte a 30 de junio de 2020, reflejando la crisis financiera y la baja liquidez de la entidad, con una fuerte tendencia a la cesación de pagos.
  6. Durante la vigencia 2019 aumentó el endeudamiento total de la caja, pasando del 48,15% en 2018 al 89,15% en 2019.
  7. El comparativo 2018-2019 registra una disminución en el activo del 20,15% por -$66.594 millones; el pasivo incrementó en 47,84% equivalente a $76.148 millones; el patrimonio disminuyó en un 83,29% que corresponde a -$142.742 millones.
  8. Existe un riesgo inminente de afectación financiera del programa de salud a los recursos de destinación específica destinados a los programas de la Caja de Compensación.
  9. La entidad no ha implementado políticas que propendan por una disminución significativa de los costos y gastos.

Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!