44 años de La Noche de los Lápices

Compartir en:

44 años de La Noche de los Lápices. Este oscuro evento empezó con el secuestro de por lo menos una decena de jóvenes estudiantes que expresaban su rechazo a un carné estudiantil que le quería imponer la dictadura argentina.

Se cumple este 16 de septiembre un aniversario más de un evento oscuro en la historia de la nación argentina, que empezó con el secuestro de por lo menos una decena de jóvenes estudiantes que expresaban su rechazo a un carné estudiantil que le quería imponer la dictadura.

Recogemos aquí detalles de algunas publicaciones relacionadas con esta historia que muestran algunos de los aspectos más deplorables de una dictadura.

44 años de La Noche de los Lápices. Este oscuro evento empezó con el secuestro de por lo menos una decena de jóvenes estudiantes que expresaban su rechazo a un carné estudiantil que le quería imponer la dictadura argentina.

El portal de La Nueva Mañana sostiene que «Para septiembre de 1976, a menos de seis meses de la instalación de la última dictadura argentina, la represión ilegal –comandada por el jefe de la Policía Bonaerense, coronel Ramón Camps, secundado por el comisario Miguel Etchecolatz– estaba haciendo estragos en la ciudad de La Plata y uno de sus focos eran los estudiantes universitarios y secundarios».

También explica que «…desde finales de la década de los ’60, la Universidad Nacional de La Plata y sus colegios secundarios habían sido centros de intensa actividad política, con una gran participación de docentes y estudiantes en las agrupaciones de izquierda y de la tendencia revolucionaria del peronismo. Entre el 9 y el 21 de septiembre, los grupos de tareas secuestraron a diez estudiantes de colegios secundarios de ciudad, militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y de la Juventud Guevarista, en un hecho que quedó escrito con sangre en la historia argentina reciente como «La noche de los lápices». Por la noche del 16, cuando perpetraron la mayoría de los secuestros».

“En esa época la militancia era tomada como un rechazo a la dictadura”, recordó para la radio nacional Argentina, la sobreviviente Emilce Moler que tenía 17 años cuando sucedió el hecho que se recuerda en la historia como “La Noche de los Lápices”.

También asegura que «…el 16 de septiembre se perpetraron la mayoría de los secuestros. “Me fueron a buscar a mi casa, el día anterior lo hicieron con dos de mis compañeras”, relató y agregó: “La madrugada del 17 un grupo encapuchados me detuvo; estuve con los chicos que están desaparecidos hasta el 23, después me llevaron al Pozo de Quilmes”. Moler también habló en este reportajede su último libro “La larga noche de los lápices. Relatos de una sobreviviente” y al respecto declaró que le sorprendió el impacto del mismo en los jóvenes. “Este texto agrega mucho sentimiento, interpela distintas situaciones que vivimos en el país y contesta con lujo cada pregunta”, adelantó.

Paola Arias, periodista, militante y defensora de los derechos Humanos, hizo el siguiente relato en Antena Libre, portal argentino:

“La noche de los lápices” se denominó el documento hallado años más tarde en dependencias de la policía bonaerense, en donde se mencionaban las acciones que se debían realizar contra estos jóvenes por considerarse un semillero subversivo.

Claudio De AchaMaría Clara CiocchiniMaría Claudia FalconeFrancisco López MuntanerDaniel Racero y Horacio Ungaro eran secuestrados en la primera jornada del operativo. Todos ellos eran militantes de la UES. El 17 se septiembre, los represores apresaban a Emilce Moler, también militante de la UES y Patricia Miranda, que estudiaba en el Colegio de Bellas Artes de La Plata. Cuatro días después se llevaron a Pablo Díaz, militante de la Juventud Guevarista. Además el día 8 de septiembre fue secuestrado Gustavo Calotti, una semana antes del operativo.

Fueron llevades al centro de detención clandestina conocido por el Circuito Camps. Solo 4 de ellos pudieron sobrevivir. Lograron su libertad entre 1978 y 1980, tras estar “a disposición del Poder Ejecutivo Nacional”: Gustavo Calotti, Emilce Moler, Patricia Miranda y Pablo Díaz.

«Yo tenía 17 años cuando me secuestraron. Y cuando salí en libertad me sentía muy vieja. Al poco tiempo tuve que empezar a declarar en juicios y después nos convertimos en luchadores por los derechos humanos, nunca jóvenes. El concepto de joven nunca lo experimenté. Cuando irrumpió la juventud en mi vida, a modo de espectadora, digamos, fue un quiebre. Porque yo veía las caras de esos chicos y en cada cara podía reconocer a la de mis compañeros de militancia. Y al verlos y verme, no podía creer cómo nos hicieron lo que nos hicieron. Más de una vez me quebré en esas charlas. Ahora que les jóvenes tienen su espacio, su alegría su libertad para militar, me da mucha satisfacción. Es como que pone las cosas en su lugar. Así debería haber sido, así deberíamos haberlo vivido, no como la represión y el terrorismo de Estado quiso. Nada justificó el horror que pasamos, nada justificó el horror de negarles de disfrutar la vida a mis compañeros, a mí». Emilce Moler, sobreviviente de La Noche de los Lápices,


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!