Periodismo digital: Mucha estética, pero para contar la verdad

Compartir en:

Análisis de Víctor Chaves, #ReporteroNomada 
El periodismo digital está lleno de alternativas virtuales, pero si no se dice la verdad, no es periodismo

El camino hacia la modernización del periodismo no es tan elemental, como se pinta en las redes sociales, especialmente. Porque aunque se crea que los recursos están al alcance de todas las manos, gracias a la web, las aplicaciones y todo lo relacionado, la verdad es que quien no haga buen periodismo y tampoco busque la verdad de los hechos, no está haciendo verdadera reportería, ni tampoco durará mucho tiempo.

Análisis de Víctor Chaves, #ReporteroNomada 
El periodismo digital está lleno de alternativas virtuales, pero si no se dice la verdad, no es periodismo

Por Víctor Chaves R. #Reportero Nómada

El periodismo y los medios de comunicación, como el resto de las actividades profesionales, tecnológicas o técnicas, viven un intenso y constante proceso de transformación y evolución, si se quiere, debido a las constantes apariciones o actualizaciones virtuales y acelerado en países y territorios como los nuestros por la pandemia del Covid – 19.

Está claro en consecuencia que la emisión y recepción informativa jamás volverá a ser las mismas. El periodismo que podríamos denominar “clásico” se queda todos los días con menos audiencias y en cambio la implementación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, conocidas como Tics, mantiene un ritmo vertiginoso que obliga a los reporteros modernos a constantes actualizaciones.

Las audiencias, llamadas ahora seguidores, suscriptores, bases, o algo por el estilo, son conscientes de este proceso vertiginoso y en este mismo sentido además de ampliar su gama de posibilidades  de recepción también buscan nuevas aplicaciones, tratando de aprovechar y de disfrutar los contenidos, pero muy especialmente de la estética que todas estas alternativas permiten, sin que esto quiera decir que rechacen o ignoren los buenos contenidos.

Periodismo digital: Mucha estética, pero para contar la verdad
Análisis de Víctor Chaves, #ReporteroNomada 
El periodismo digital está lleno de alternativas virtuales, pero si no se dice la verdad, no es periodismo.

“Es evidente que estas audiencias, es decir los clientes de los periodistas, deben ser considerados como la parte más importante del proceso, ya que estas, con las redes sociales, permanecen todo el tiempo informados y en consecuencia poseen más posiciones de poder y de exigencia”, ha manifestado, Marcelo Cataldo, presidente de la empresa de telecomunicaciones Tigo en Colombia y experto conocedor de la innovación digital.

Cataldo es un tratadista público de los asuntos inherentes a toda esa gama de posibilidades que brindan las nuevas tecnologías desde el campo de las comunicaciones. Obviamente que este sentir se evidencia con fortaleza en el campo del periodismo.

En esta oportunidad pudimos escucharlo en un evento virtual sobre “Transformación digital de los medios de comunicación a nivel global”, que organizaron Foros K y Tigo, que contó  también con la participación del reconocido periodista freelance Yusuf Omar, considerado uno de los gurús mundiales del periodismo digital.

Para Cataldo y otros especialistas en estos asuntos, la realidad virtual como un mundo con nuevas experiencias para la narración, debe ser explorada de inmediato por los periodistas y sus medios, porque se corre el riesgo de rezagos en innovación e implementación de tecnologías, que a este ritmo sería algo lamentable y prácticamente sin retorno.

“Es evidente que las audiencias han cambiado y siguen cambiando. Son muy dinámicas y han modificado las formas de consumo se transforman muy rápido y en ese sentido el mundo de los negocios en el campo de las comunicaciones y el periodismo también cambian”, sostiene sin ambages el señor Cataldo.

Tanto él como los estudiosos del mundo virtual señalan la existencia de una competencia para los periodistas en la denominada inteligencia artificial, la que con base en algoritmos y unos estándares en las informaciones a procesar, puede transformarlas en noticias sencillas y escuetas, pero noticias al fin y al cabo

De sus palabras también se desprenden hechos que son contundentes en el mundo actual de las noticias. Si bien se habla de una crisis en el mundo de los medios de comunicación y del periodismo en sí, hay que decir que por cada gran medio que ha cerrado sus puertas aparecen entre 6 y 9 medios  con ganas de contar las cosas a su manera.

Cataldo es de os que creen que una gran oportunidad para el periodismo independiente está servida sobre la mesa. Los recursos tecnológicos, además de disminuir costos, han simplificado los procesos de producción, pues prácticamente todo se hace en el móvil, en la Tablet o en Book, para lo cual existen las aplicaciones necesarias en ofertas que van desde las gratuitas hasta otras más sofisticadas que ofrecen opciones estéticas y de manejo de información, escrita, gráfica o audiovisual

Los tratadistas también reconocen que el surgimiento precipitado de las nuevas opciones tecnológicas de ha ganado la carrera a la definición de fórmulas pedagógicas y educativas para este gran campo desde la academia, lo que ha permitido que se desarrollen muchas ideas “locas”, algunas de las cuales han calado entre los públicos que más disfrutan de los espacios virtuales, es decir los jóvenes.

En medio de esa “lotería” de la virtualidad, comienzan a sobresalir no solo los más originales en su presentación estética, sino los que han mantenido su independencia, demostrada en cada uno de sus contenidos, que siempre han de estar orientados hacia “contar la verdad”.

Periodismo digital: Mucha estética, pero para contar la verdad
Análisis de Víctor Chaves, #ReporteroNomada 
El periodismo digital está lleno de alternativas virtuales, pero si no se dice la verdad, no es periodismo.

Yusuf Omar, referente del periodismo moderno

El joven periodista Yusuf Omar es una verdadera figura del periodismo moderno, con una propuesta digital que está muy lejos del periodismo clásico o tradicional. Pese a su juventud, exhibe una gran capacidad para comprender la problemática y los hechos que pueden contextualizar una noticia.

Por supuesto que sus conceptos y opiniones sobre la forma más efectiva de aprovechar todos estos recursos tecnológicos en pos del buen periodismo, también van en ese mismo sentido, pero con una clara advertencia: a las audiencias muy poco les importa si la confección de pieza digital periodística te costó 10 mil dólares o si simplemente la hiciste con una celular sin mayores pretensiones, si se editó o no el video, en fin, se trata de una apreciación que puede darle confianza y ventajas a quienes quieren hacer buen periodismo, pero no cuentan con demasiados recursos para montar una estructura poderosa y sofisticada.

Dentro del paquete de recomendaciones que Omar hace a quienes escuchan sus charlas y narraciones, el de la simplicidad es uno de los más atractivos, aunque siempre en que lo que marca la diferencia en este modelo periodístico es el contacto con las comunidades, la sensibilidad humana y todo este contexto, que es lo que según su juicio históricamente han desaprovechado los grandes medios, hasta ahora.

A esta dinámica de la comunicación periodística se lo ponen  cargas muy atractivas de color, animación y todo lo que de allí se desprende, pero, si se persiste en no preocuparse por la calidad del trabajo investigativo y el contenido, se estará haciendo de la noticia un mero circo.

Impacto para nosotros

Hoy, ya para nadie es un secreto que el periodismo ha sufrido cambios drásticos en la última década y que las nuevas tecnologías y la digitalización han hecho que la actividad periodística sea muy diferente a la que se practicaba, por ejemplo, a finales del siglo pasado.

Pero para entornos como los nuestros, el ritmo de asimilación no puede ser el mismo, porque el periodismo en las regiones que nos son centrales o no albergan grandes urbes, se realiza de otra manera hay mucho apego a la versión oficial y más allá existe la convicción (tal vez equivocada) de que las audiencias no van a cambiar sus preferencias de recepción informativa.

La radio, en primer lugar y en menor medida la televisión y la prensa escrita, siguen siendo los medios más utilizados en regiones como el suroccidente de Colombia, en donde la tradición mediática ha estado muy ligada a la empresarial y sobre todo a la política.

Pero muy especialmente influye la relación entre los periodistas y los empresarios que administran los medios de comunicación. La vinculación laboral es muy poca, apenas se remite a las cadenas nacionales y a un medio impreso. El resto vive  por el arrendamiento de espacios, que se financian mediante los denominados cupos publicitarios. Una publicidad que es institucional en más del 90% del monto distribuido de manera inequitativa entre los diferentes administradores u orientadores de espacios periodísticos.

Algunos de estos comunicadores han tratado de innovar, emitiendo o compartiendo contenidos a través de las redes sociales y  de los grupos especializados en las aplicaciones de mensajería como es el caso de WhatsApp. De parte de las propuestas alternativas, independientes, populares y comunitarias también se han evidenciado algunas pretensiones, que implica el desarrollo de algunas iniciativas y modelos digitales a los que se las he impreso algo de creatividad.

La gran tarea en materia de modernización del periodismo regional, aún está por hacerse. El compromiso de las autoridades territoriales y locales aún es tímido y requiere de un gran impulso, muchas inversiones y sobre todo la convicción de que con esto no se está comprando la conciencia y la dignidad de los nuevos periodistas, sino que, por el contrario sea nunca puerta gigante para entrar al mundo de la verdadera democracia, la que permite el libre pensamiento. Por que como dijo Martin Baron, quien fue director de The Boston Globe, periódico que destapó los casos de abusos a menores de la iglesia católica en esa ciudad y quien conoce bien hacia qué dirección deben caminar los medios para sobrevivir en la nueva era: “El futuro del periodismo no depende solo de su capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías, sino de mantener sus valores de independencia y búsqueda de la verdad”.


Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!