Bacterias mejorarían forrajes y pastos en Nariño

Compartir en:

La alternativa de fertilización biológica a base de bacterias solubilizadoras de fosfato contribuye al mejoramiento y la nutrición de forrajes, y además al cuidado del medio ambiente en Nariño.
La alternativa de fertilización biológica a base de bacterias solubilizadoras de fosfato contribuye al mejoramiento y la nutrición de forrajes, y además al cuidado del medio ambiente en Nariño.
Especial de Unimedios.
Las cepas de bacterias evaluadas mostraron buenos resultados en el aprovechamiento de fertilizantes fosfóricos, los cuales presentan problemas de solubilidad en el suelo haciendo que se utilice mayor cantidad de este abono químico.

Esta tecnología podría mejorar la eficiencia de fertilizantes de fosfato en los cultivos y pasturas, y a su vez le ayudaría a los agricultores a reducir hasta en un 25 % la dosis de productos químicos.Así lo asegura la investigadora Marilyn Tatiana Santos Torres, magíster en Ciencias y Microbiología del Instituto de Biotecnología (IBUN) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Con este estudio la magíster buscaba mejorar la fertilización fosfatada que se realiza en las praderas de Nariño, ya que allí predominan los suelos de origen de ceniza volcánica, los cuales tienen alta retención de fosfato, lo que ocasiona poca disponibilidad de fósforo en el suelo para los cultivos y plantas.Ante esta situación, los agricultores suelen adicionar más fertilizante para crear una respuesta en la planta.

Sin embargo, distintos estudios cuestionan esta práctica, pues debido a la misma reacción química del suelo, el fósforo que se aplica queda fijado en los coloides y partículas minerales del suelo, de manera que no es absorbido por la planta.

De ahí que con la aplicación de las bacterias se aprovecharía mejor el fósforo, pues estas contribuirían a liberarlo.Una de las etapas iniciales del proyecto consistió en evaluar 10 cepas bacterianas del banco de germoplasma de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia) aplicadas en plantas de raigrás y trébol rojo (unas de las variedades vegetales más usadas en las pasturas de Nariño), bajo condiciones limitantes de fósforo disponible en el suelo en condiciones de invernadero.

De esta forma, se seleccionaron dos cepas bacterianas (identificadas molecularmente como Rhizobium sp. y Herbaspirillum sp.) que tuvieron un efecto positivo en la producción de biomasa forrajera.Esta biomasa seca es el principal alimento del ganado, por lo que uno de los objetivos también era aumentar la calidad y cantidad de forraje para los animales.Ambas cepas lograron solubilizar la roca fosfórica en condiciones in vitro, que es más usada para aplicación en campo, aunque su desventaja es que es muy insoluble, por lo se debe dejar en el suelo entre 2 y 3 años para que tenga algún efecto.


Acción en fosfato

Por último, en un segundo ensayo experimental estas dos cepas se evaluaron en diferentes dosis de DAP (fertilizante químico soluble), con lo que se determinó su efecto en la reducción de dosis del fertilizante y en las cantidades de fósforo disponible en las diferentes fracciones del suelo presentes en compuestos orgánicos e inorgánicos.

Los resultados mostraron la capacidad de estas bacterias de producir enzimas que intervienen en el fósforo orgánico del suelo, además de disponer de los compuestos inorgánicos insolubles, ejerciendo mecanismos de solubilización del fosfato inorgánico y de mineralización del fosfato orgánico.“Ambas cepas tienen un importante potencial biofertilizante, ya que proporcionaron mayor cantidad de fósforo disponible para el suelo, además de una mejor mineralización de este”, señala la investigadora.

El proyecto, en el cual participó el Grupo de Investigación en Sistemas Agropecuarios Sostenibles de Agrosavia, fue financiado con recursos del Sistema de Regalías de la Gobernación de Nariño.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!