Educación Segura y Virtualidad

Compartir en:

Graciela Sánchez Narváez -IDEAS CIRCULANTES-

Quienes hemos transitado como docentes por diversos niveles de la academia, vemos desde afuera y tal vez un poco al margen, que la pandemia asaltó a todas las actividades humanas y, entre ellas, a la Educación.  Lo hizo como un fenómeno nuevo, como un evento inesperado, como un fantasma que poco a poco fue asomando la cabeza, como una sombra que avanzó asolando el mundo entero para extenderse cubriéndolo todo de manera sorpresiva. Sin darnos cuenta transformó nuestras vidas, pues llegó para quedarse y hoy nadie sabe por cuánto tiempo.

Los sistemas educativos del mundo, como muchas otras entidades, tuvieron que adecuarse y reinventarse acudiendo a la tecnología y a la virtualidad. Algunas instituciones ya se habían modernizado y estaban relativamente preparadas para una eventualidad como ésta; me refiero a algunas universidades privadas y de gran trayectoria que pudieron, además, invertir muchos nuevos recursos para propiciar las más altas condiciones, asumiendo la consideración de que la tecnología proporciona herramientas eficientes para una nueva manera de aprender. No ocurrió lo mismo con muchas otras, pues por manejar sistemas pedagógicos tradicionales, por no contar con planes de modernización en la infraestructura educativa y por carecer de recursos para tener una conectividad adecuada a los tiempos, a la época y a la excepcional eventualidad, ni siquiera consideran los sistemas informáticos como ayuda educativa. Es el caso de la mayor parte de los centros educativos rurales y de ciudades pequeñas, donde la conectividad es muy deficiente o aún no ha llegado.

Pero otro obstáculo que afronta la educación virtual actual es la ausencia de un lenguaje tecnológico básico, en una buena cantidad de docentes que no tuvieron la oportunidad de capacitarse o en muchos casos desdeñaron las nuevas formas de manejo de la información digital e incluso, se negaron a abandonar los textos, los libros de carne y hueso, las guías escritas y las ayudas tradicionales, por lo que muy difícilmente conciben la posibilidad de sesiones de clase sin el encuentro cara a cara con sus estudiantes en el aula.

Por estas y muchas otras consideraciones, la educación virtual que se está aplicando en esta emergencia generada por la pandemia no es la mejor. Los estudiantes en las casas acuden a sus padres o familiares para realizar las tareas y las guías, quienes, al intervenir excesivamente con el afán de apoyarlos, interfieren en el aprendizaje autónomo de los niños y, quienes no tienen esa facilidad, presentan muchos impedimentos para la adecuada comprensión de los conocimientos fundamentales, básicos para próximos aprendizajes.

La educación es un derecho fundamental, como la vida misma de los seres humanos, ya que es la columna vertebral sobre la que descansa la formación ética e intelectual de todos los individuos y de los pueblos. Los gobiernos y estados del mundo deben garantizar una educación segura y de calidad en todas sus dimensiones, lo que implica disponibilidad del servicio, accesibilidad en condiciones de igualdad para que todos las personas, adaptabilidad o adecuación a las necesidades de los demandantes del servicio y aceptabilidad, que hace referencia a la calidad de la educación que debe brindarse.

Esencialmente la pandemia ha trastornado sus estructuras y sistemas para que ese derecho fundamental se garantice plenamente, pero, como nos dimos cuenta, ya antes de ella, eran desiguales e insuficientes, por lo cual, los resultados seguirán siendo poco satisfactorios. Es por esto que surgen algunas voces apremiantes para regresar a la modalidad presencial. El problema es que no hay garantías para el cuidado de la salud.

Con las reflexiones anteriores decíamos,  que comprendemos las preocupaciones que viven los compañeros docentes que laboran actualmente y que saben que la orden de abrir las puertas de las instituciones educativas, en medio de este ambiente de incertidumbre, cuando aún el desconocido virus ataca sin piedad, atenta contra la vida y la salud de los docentes y los estudiantes, pues sabemos también que los niños y los jóvenes, precisamente, por sus condiciones de “sujetos en formación”, no son quienes se responsabilizarán efectivamente de su autocuidado. Los docentes saben que, al regresar al aula, los niños y jóvenes, incluso contando con los cuidados que sus circunstancias culturales y socio económicas les permiten, son el medio de contagio más efectivos en esta pandemia.

Las decisiones que los estados y gobiernos del mundo tienen que tomar no dejan de ser complicadas y de altísimo riesgo pues, por un lado deben preocuparse por el desarrollo económico, que tiene que ver con el empleo, la manutención de las comunidades y el funcionamiento general de las sociedades, y por otro, con lo social, educativo y cultural, que incluye la formación, la preparación de capacidades, la construcción de conocimientos y saberes, para que quienes se eduquen estén habilitados para afrontar la vida de manera integral.

La decisión, casi incontrovertible, es regresar a la vida normal con los necesarios cuidados y autocuidados, para lo cual las instituciones tienen el inmenso reto de hacer prevalecer la educación ciudadana en los comportamientos estudiantiles, instalando en lo profundo del ser humano aquellos hábitos que conformen un estilo de vida digno y respetuoso con el otro, clave del autocuidado. Tienen sobrada razón los padres de familia y los docentes que temen por su salud y la de sus hijos, pues conocen de sobra su idiosincrasia, su comportamiento y su cultura relajada de fiesta y de jolgorio, que pueden estimular el contagio y poner en riesgo la salud de todos.

Las instituciones educativas, hoy más que nunca, deben tomarse en serio esta situación. A los rectores y directivos docentes les queda la ardua labor de organizar en su institución estrategias responsables para que, además de garantizar un proceso formativo eficiente, se pueda contar con todas las medidas de seguridad para cuidar, en primer lugar, la vida de todos.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!