LA RIQUEZA MANGLAR

Compartir en:

Por: José Arteaga (Twitter: @jdjarteaga)

Lo cuenta el ecologista Daryll Williams en el blog de ProyectAbroad: aproximadamente la mitad de los manglares del mundo se han perdido en los últimos 50 años porque la mano del hombre es cruel e inconsciente. Y es que de acuerdo con un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la destrucción de los bosques de manglar ocurre cuatro veces más rápido que la de un bosque terrestre.

Desde pequeños todos sabemos la importancia de un manglar para el ecosistema, para la biodiversidad, para la fauna y flora, para las aguas dulces, para purificar los océanos, para frenar las mareas… en fin, para todo. Pero en estos tiempos en que el cambio climático nos va cercando poco a poco, esa importancia se multiplica y todo lo que hacemos es poco.

En Colombia, aunque Minambiente ha creado un programa llamado Carbono Azul donde se promueve la importancia de los manglares frente al cambio climático, la lucha es contra esos grupos armados y esas mafias que no ven manglares sino estorbos. El daño ambiental es irreparable.

En las noticias vemos siempre las imágenes de los incendios forestales en California, y en España eso es una tragedia constante. Pues lo de los manglares es peor, aunque mucho menos mediático e impactante.

El área total de la Colombia en manglar es de 290.704 hectáreas. De estas, el 74.5% se encuentra en el litoral Pacífico, el 25.5% en el Caribe, y el 0.07% en el litoral insular. En total, 12 departamentos tienen presencia de bosques de mangles, siendo Nariño, Chocó y Magdalena los principales al reunir el 85% de toda esa área.

Pues justamente el Nariño costero, ese que va desde Samaniego hasta Tumaco, ese que cubre Barbacoas, ese que pasa por Ricaurte, es el que más sufre con esas mafias inclementes que destruyen todo este tesoro ambiental. Entre más cerca se está de la Costa del Pacífico más mangles hay, y yendo hacia esa tierra de nadie que es la frontera con el Cauca, más todavía.

¿Qué hacer para ganar la batalla de la preservación natural? Primero, fortalecer las políticas públicas de restauración, manejo, protección y conservación de los manglares. O sea, conservar los ecosistemas. Segundo, concientizar, o lo que es lo mismo, no desfallecer en el intento. Y tercero, pedir ayuda.

En la República de Fiyi, ProjectsAbroad en asocio con Resort Uprising Beach, logró establecer un proyecto de reforestación manglar en 2014. Hasta la fecha, según cuentan, han plantado seis hectáreas de manglares en Fiyi, pero ya con el primer trabajo este resort alcanzó la llamada neutralidad de carbono hace dos años. La neutralidad de carbono se consigue cuando se emite la misma cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera de la que se retira por distintas vías. O sea que en Fiyi han encontrado una forma de no emitir CO2.

Por ahora, es sólo un sueño que una ONG o una fundación internacional se aventure en nuestras tierras inhóspitas para desarrollar proyectos similares, pero a lo mejor no hace falta esperar a que vengan, sino establecer proyectos piloto concretos que apunten a la protección manglar. El tema de la absorción del carbono de la atmósfera sería un magnífico propósito para la Universidad Mariana o la Universidad de Nariño con incentivos por parte de Minambiente.

Lo otro es contar con el respaldo de las comunidades locales, pero no pidiendo ayuda, sino proponiendo alianzas estratégicas. Por ahora, el 44% del área manglar de Colombia está repartido en parques naturales nacionales y regionales, en reservas forestales, y en santuarios de flora y fauna. Ese 44% hay que incrementarlo.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!