Alan Parker, cine histórico y contemporáneo

Compartir en:

Aunque sus películas siempre gozaron de gran calidad temática y de contenido atractivo, la crítica siempre le endilgó un supuesto acomodamiento a las circunstancias.

A finales de julio de este año se conoció la noticia de la muerte del director inglés que llegó a impactar desde finales de los 70 hasta comienzos del nuevo milenio, al mundo entero con sus películas. Expreso de Medianoche, Dama, The Wall, Las Cenizas de Ángela, algunos de sus títulos más conocidos.

Aunque sus películas siempre gozaron de gran calidad temática y de contenido atractivo, la crítica siempre le endilgó un supuesto acomodamiento a las circunstancias.

Por Víctor Chaves R. Reportero Nómada.

Las películas de Alan Parker siempre han atrajeron el interés de la gente joven: las historias de aventuras, los musicales e inclusive las denuncias sociales y políticas contaron con excelentes reportes de asistencia no solo en su país Gran Bretaña, ni en su sede de trabajo Estados Unidos, sino en el mundo entero. Pese a todo esto, la crítica siempre fue dura con él, señalándolo de acomodar su filmografía a circunstancias que favorezcan, por ejemplo, la financiación, a lo que él siempre respondió con cine de notable calidad, tanto en la parte técnica, como en la temática y en la actoral.

Las películas que hizo fueron potentes, siempre. Su cine social y político, fuerte: asumió la realización y el montaje de estas, a sabiendas de que iba a despertar escozor entre las élites involucradas, lo que nunca frenó su ímpetu. 

Expreso de medianoche: el horror del sometimiento medieval 

Aunque sus películas siempre gozaron de gran calidad temática y de contenido atractivo, la crítica siempre le endilgó un supuesto acomodamiento a las circunstancias..
Aunque sus películas siempre gozaron de gran calidad temática y de contenido atractivo, la crítica siempre le endilgó un supuesto acomodamiento a las circunstancias.

Al finalizar la década de los años 70, Alan Parker, que ya viene ganando espacio en el mundo de la cinematografía, lanza Expreso de medianoche, una narración de la vida real, que describe el horror de una cárcel en Turquía a donde ha sido llevado el protagonista, Billy Hayes (magistralmente interpretado por el también desaparecido Brad Davis), a quien le encontraron varios paquetes de hachísen el momento de abordar el avión que lo llevaría de regreso a casa.

La película contó con un guion del reconocido Oliver Stone y fue aclamada en el mundo entero. Se constituyó en un documento de denuncia por la irracionalidad de este tipo de centros penitenciarios, en donde todo es posible: corrupción, violaciones físicas, hacinamiento, enfermedades y violencia sin límites, con una presentación digna de las épocas medievales. 

Aunque sus películas siempre gozaron de gran calidad temática y de contenido atractivo, la crítica siempre le endilgó un supuesto acomodamiento a las circunstancias.

Pink Floyd, The Wall: ejemplo de cine de culto 

La película Pink Floyd, The Wall, cuenta con la veneración de cada nueva generación, que escucha la música del grupo inglés y luego aprecia las escenas para establecer una conexión supuestamente imperecedera, pues la identificación es inmediata. Esta producción de 1982 es una crítica directa y contundente a los modelos educativos tradicionales, que buscan el aprendizaje de lo correcto, en las dosis adecuadas, de acuerdo con la determinación de algo parecido a un consejo de ancianos.

La calidad de imágenes y sonidos es un ingrediente adicional que contribuye a darle espectacularidad a la propuesta fílmica, que ha sido criticada por los más conservadores que aseguran que más bien parece un videoclip de dos horas de duración. 

Mississippi en llamas, una denuncia contra el racismo gringo 

Parker dirigió en 1988 Mississippi en llamas, una denuncia muy directa sobre la realidad del racismo y de las discriminaciones violentas en algunos lugares específicos del sur de los Estados Unidos. La película recoge hechos reales acaecidos en los años 60, cuando fueron asesinados tres activistas por los derechos de los más desprotegidos.

Dos investigadores del FBI, son enviados a realizar las investigaciones pertinentes, chocándose con el tenebroso silencio de todos, que evidencian el miedo que les produce todo lo que está sucediendo. La producción fue aclamada y se destacó las actuaciones de Gene Hackman, Willem Dafoe y Frances McDormand. 

Las cenizas de Ángela, el dolor de la pobreza 

Aunque sus películas siempre gozaron de gran calidad temática y de contenido atractivo, la crítica siempre le endilgó un supuesto acomodamiento a las circunstancias.

Poco antes de terminar el siglo XX, Parker se lanza a hacer una versión de la exitosa obra de Frank Mc Court, Las cenizas de Ángela, la historia de una familia irlandesa en momentos en que todos emigraban hacia Estados Unidos, huyendo de la pobreza. Con un papá alcohólico y un resto de parientes que los miraba feos, es a los niños y a la madre a quienes les toca afrontar momentos muy difíciles en los que abunda el frío, pero el pan no se ve.

Parker aseguró que había escogido la obra porque quería trabajar con niños, que era una experiencia que no había tenido hasta ese momento. La película gustó mucho y el director se consolidó con sus propuestas de corte social, que perfectamente pueden ser utilizadas como material de estudio en colegios y universidades.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!