El objetivo era perpetrar una masacre en el resguardo Awá Cuasbil – La Faldada

Compartir en:

El señalamiento lo hizo la Unipa tras el ataque armado que dejó cuatro heridos, entre los cuales está una menor de edad y una embarazada. La gobernadora indígena dice que está amenazada y recuerda que son varias las muertes selectivas y desapariciones.

Noticias Nariño

Fue un intento de masacre el atentado en el resguardo Cuasbil – La Faldada de la comunidad Awá en el municipio de Barbacoas que dejó cuatro heridos, entre los que se encuentran dos mujeres, una en estado de embarazo y otra menor de edad.

La denuncia la hizo la Unidad del Pueblo Awá, Unipa, desde donde los líderes de esta comunidad señalan que este no es un hecho aislado, sino sistemático que no tiene la atención del Gobierno Nacional o departamental.

Para recordar un poco el atentado se produjo a las 10:00 de la noche del pasado 14 de julio, cuando hombres fuertemente armados irrumpieron en este resguardo del corregimiento del Diviso y dispararon indiscriminadamente contra los integrantes de una familia.

Resultaron heridos Yulder Steven Canticus Nastacuas, de 21 años; Daniela Maribel Pai, de 19 años; Marianella Pai, 16 años y José Canticus 23 años, a quienes la comunidad los auxilió y los evacuó a hospitales de Ricaurte e Ipiales y a la IPS Indígena.

Objetivos de guerra

Frente a este hecho grave que viola los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario, se pronunció indignada la gobernadora indígena del resguardo, Yanet Magali Rodríguez Bastidas, quien dijo que se trataría de un grupo armado ilegal que opera en la zona, sin embargo señaló que no se puede precisar.

“No se sabe porque nos atacaron y por qué siguen convirtiéndonos el objetivos de guerra”, expresó la dirigente quien indicó que este pequeño resguardo integrado por 64 familias ha sufrido constantes ataques de los violentos.

Comentó que registran 8 personas desaparecidas y varias muertes selectivas de líderes desde 2010 y recordó los nombres de víctimas mortales como la del gobernador suplente Luis Alberto Cuataluzán y su esposa Berenis Ortiz Yascuarán, José Antidio Pai, Jorge Canticus, Gilberto Bolaños García y Carmen Pai.

Le solicitó al Gobierno Nacional garantías, pues ella misma como autoridad está amenazada de muerte y que se investigue por qué atacan a su comunidad sin motivos. “No es posible que civiles y familias humildes e inocentes paguen las consecuencias de esta guerra”.

Frente a la expansión de la pandemia, la gobernadora señaló que en el resguardo han acatado las medidas de aislamiento preventivo y otras establecidas y hasta el momento no se registra el primer caso de covid-19.

No para la violencia

En un comunicado la Unipa señala que han venido denunciando en reiteradas ocasiones desde hace varios años, que los hechos victimizantes no cesan en su territorio ancestral.

“Es lamentable que en medio de la crisis que se viene presentando a nivel mundial a causa de la pandemia, los grupos armados no paren su accionar en contra nuestra. Dos compañeras Awá de 16 y 21 años, y otros dos compañeros de 19 y 24 años son las víctimas de este intento de masacre, uno de los cuales se encuentra gravemente herido”.

Precisan que Cuasbíl-La Faldada, se encuentra ubicado en el municipio de Barbacoas aproximadamente a dos horas (en sector rural) de la carretera que de Pasto conduce a Tumaco. No hay vías de acceso más que las trochas ancestrales.

Uno de los heridos acompaña el proceso organizativo del resguardo, siendo guardia indígena desde hace ya varios años. “Este hecho no es aislado y presumimos que está relacionado con varias de las amenazas que han recibido más de 122 líderes indígenas de nuestra organización Unipa”.

Anotan que este último suceso ocurre a menos de una semana del asesinato de su compañero Rodrigo Salazar, uno de los líderes del resguardo de Piguambí Palangala, lo que según ellos demuestra la situación de amenaza continua que viven dentro y fuera del territorio Awá.

Impera el miedo

Se precisa que esta zona de alto riesgo está ubicada entre los corregimientos de Junín, Buenavista y el Diviso (Barbacoas) y el corregimiento de La Guayacana y Llorente (Tumaco), “que se ha convertido en un sector donde impera el miedo y el temor, sin que las autoridades competentes hagan mayor esfuerzo en atender la grave crisis humanitaria a la cual nos estamos enfrentando”.
Alertan a la comunidad nacional e internacional defensora de los derechos humanos sobre esta situación que afrontan para salvaguardar nuestras tradiciones ancestrales. “Hemos sido víctimas de masacres, asesinatos, desplazamientos masivos, atentados contra la vida de autoridades y líderes y desapariciones forzadas, entre muchos más hechos”.
Aseguran que lo sucedido en Cuasbíl -La Faldada, es una alerta frente a posibles desplazamientos masivos y masacres que se puedan aproximar. “Condenamos este acto en contra de la vida de nuestras comunidades y exigimos a los todos los grupos armados el respeto por la vida y la integridad de nuestro pueblo. Somos y seguiremos siendo un pueblo de paz.

Llamado internacional

Hicieron un llamado urgente a la Defensoría del Pueblo, Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la República, a la Comisión de Paz del Senado, al Sistema de Naciones Unidas–ONU, a la Comisión Humanitaria para el Pueblo Awá, a Mapp–OEA y demás organizaciones defensoras de derechos humanos a mantener y seguir brindando su apoyo a los procesos comunitarios de defensa del territorio y la vida.
Indicaron que estos hechos buscan agudizar las dinámicas del conflicto que están generando desarmonía, miedo y zozobra en nuestras comunidades.
Exigieron a la Fiscalía General de La Nación que conforme a la situación dada por las continuas amenazas, asesinatos y hostigamientos que se vienen presentando en contra del pueblo indígena Awá, desarrolle la investigación penal respectiva contra los responsables de dichos hechos.
También le piden al Defensor del Pueblo, Carlos Negrete y al procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, adelanten seguimiento a la investigación que la Fiscalía General de La Nación abra por las continuas violaciones de los derechos humanos que se vienen presentando en los resguardos asociados a la Unipa.
También le dirigen la queja al actual director de la Unidad Nacional de Protección, UNP para que mediante el trámite de emergencia establezca o refuerce las medidas de protección colectivas de los líderes de la organización en concertación con sus autoridades indígenas y con enfoque diferencial.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!