Imposible retornar a clases presenciales

Compartir en:

En las últimas semanas se ha hablado mucho del posible retorno a los salones para que los alumnos reciban sus clases de manera presencial y empiecen a normalizarse las jornadas educativas de los escolares del país. La Universidad Nacional y un grupo de expertos analizan de manera pormenorizada el panorama.

Por: Edwin Mejia Ch.  frankymejiach@yahoo.es

Edna Bonilla, la secretaria de Educación de la capital de la República, se pronunció sobre el tema hace poco y aclaró que esto es simplemente una propuesta pero que a la fecha no hay nada claro ni nada que garantice que las clases se iniciarán en los primeros días del mes de agosto.

Sólo si se disminuye la curva epidémica se podría pensar en esa posibilidad, también si se reducen los casos positivos de la enfermedad y un tercer aspecto sería analizar la situación de Bogotá, localidad por localidad, y de acuerdo con los resultados que se encuentren se abrirán los salones.

Los papás, sobre todo de los menores de edad, también se han manifestado y han señalado que no hay confianza para enviar a los infantes a los centros educativos y que es mejor esperar un poco más, correr el riesgo de atrasarse en el estudio, pero ante todo que se garantice la salud de los alumnos.

Se estima que normalmente cerca de 8 millones de estudiantes de primaria y bachillerato reciben sus clases en los colegios públicos del país; en Bogotá son cerca de 800 mil alumnos. Antioquia ya se pronunció y le dijo no a las clases presenciales, Bogotá está en veremos, las demás regiones del país no han dado a conocer su opinión.

Es que hay que pensar que en condiciones normales (sin pandemia) los servicios públicos de los establecimientos educativos no funcionan, ya sea porque no hay agua, por mal estado de los sanitarios (el árbol que va dentro de la cisterna, nunca funciona), el flotador siempre está dañado o simplemente no funciona  adecuadamente), hay falta de personal de servicios generales y no se tienen los cepillos, las escobas, los trapos, los jabones y demás utensilios necesarios para la labor de limpieza; si como digo, en condiciones normales esto no funciona, al menos en Bogotá, cómo será ahora en pleno Coronavirus.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, por su parte, ha dicho que por ahora no se contempla la apertura de los centros de la entidad (ICBF) en donde se atiende a niños y menores; estamos a la espera de un concepto final del ministerio de Salud.

Ya se conoció que directivos de la propia Universidad Nacional han dicho que hasta ahora lo que se tiene programado es que en lo que resta del año no habrá clases presenciales en el Alma Mater; lo que se está pensando es en programar las practicas que necesariamente se deben cumplir en algunas carreras ya que estas no se pueden hacer virtualmente.

En lo personal tampoco estoy de acuerdo con mandar a mi hija a la Universidad, primero por el riesgo altísimo que corre de contagiarse en los viajes (casa-universidad, universidad casa), en la cafetería,  en el salón, en las zonas sociales y sobre todo en los laboratorios; mi hija y yo estamos muy  preocupados sobre todo porque lo que ella estudia (Química- Farmacéutica) es una carrera teórico-práctica, o sea necesariamente debe hacer laboratorios para mezclar allí los diferentes productos y ver sus reacciones, esto no se puede hacer por computador ni por teléfono.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!