¿Pena de muerte al personal médico?

Compartir en:

La única respuesta de las autoridades cuando se les indaga por el tema es que se iniciaron las exhaustivas investigaciones, pero así pasan los días, los meses y los años, sin respuesta alguna a la vista.

Genera tensiones la situación del personal médico en nuestro país, a raíz de la cantidad de amenazas y agresiones que se han proferido contra algunas personas vinculadas al sector de la salud, en diferentes sitios de Colombia y en distintos escenarios, sin que hasta el momento se vislumbre una pronta solución a esta problemática. La única respuesta de las autoridades cuando se les indaga por el tema es que se iniciaron las exhaustivas investigaciones, pero así pasan los días, los meses y los años, sin respuesta alguna a la vista.

La única respuesta de las autoridades cuando se les indaga por el tema es que se iniciaron las exhaustivas investigaciones, pero así pasan los días, los meses y los años, sin respuesta alguna a la vista.

Por Edwin Mejía Ch. frankymejiach@yahoo.es

El más reciente ataque se presentó hacia un médico en Soledad, departamento del Atlántico, contra el médico especialista José Julián Buelvas Díaz y su familia; fuentes cercanas al doctor cuentan que él, al parecer, dentro de su ejercicio profesional, perdió a una de sus pacientes por culpa del Corona virus y los familiares de la enferma, anónimos hasta hoy, creen que fue por culpa del médico, dizque por no actuar profesionalmente en sus procedimientos como galeno.

A raíz de los ataques contra Buelvas, un grupo de sus colegas presentó renuncia a sus cargos, como apoyo al galeno, hecho que generó el cierre parcial de la unidad de urgencias del Hospital Materno Infantil, Adela de Char, (al quedarse sin quienes atiendan a los enfermos). Al día siguiente ante el clamor de la comunidad y las rogativas del centro asistencial, ellos optaron por volver a la clínica, eso sí exigiendo la garantía para el desempeño de sus labores; el centro abrió de nuevo sus puertas.

Por su parte, el gremio que reúne a gran parte del personal médico del país, Anthoc, denunció también algunas de las agresiones de las que han sido víctima sus afiliados; señalan que por ejemplo el pasado 20 de enero en Saravena, departamento de Arauca, fue muerta la enfermera Nayibe Peña, quien recibió varios disparos por desconocidos; tras ser herida fue conducida al hospital local pero no le pudieron salvar la vida.

Más tarde, en otro lugar de Colombia, (El Bagre), Antioquia, el pasado 10 mayo, fue ultimado a bala el médico Camilo Arteaga, (quien hacia su año rural en el Hospital Nuestra Señora del Carmen); ese mismo día se presentó también una renuncia de sus colegas como protesta por los lamentables hechos; el 22 de mayo el médico Andrés Daza  fue agredido a puñetazos, por un transeúnte, dizque por no darle la atención priorizada a su hija, hechos que sucedieron en Candelaria, departamento del Valle del Cauca; el médico dijo que se atendió primero a otro paciente porque requería la atención de manera más urgente, por su sintomatología.

En Amagá, departamento de Antioquia, 2 médicos, un vigilante y una auxiliar fueron golpeados y amenazados de muerte, por negarse a atender primero a una persona que tampoco necesitaba atención prioritaria sobre otro paciente que debió ser atendido por su estado de salud, llegó con fiebre cercana a los 40°.

En el mes de abril toda una familia de un galeno, incluido él, fueron amenazados por el simple hecho de vestir prendas alusivas a la profesión; en la pared de su vivienda le escribieron “Doctor, si no se va matamos a su esposa e hijos”; la esposa del médico fotografió la pared de la infamia y denuncio; ellos, las víctimas, recibieron el respaldo de mucha gente a través de los medios electrónicos, de sus familiares, de la gente del común en las redes sociales y de sus vecinos.

En el mes de mayo una enfermera fue atacada por un transeúnte que la golpeó en el rostro, al tiempo que la acusaba de ser la responsable de que el virus se propagara en el lugar donde trabajaba; la víctima fue trasladada a un centro asistencial cercano, donde se recuperó satisfactoriamente.

Estos son solo algunos ejemplos de los vejámenes contra el cuerpo médico del país; habrá otros no conocidos o no denunciados, pero esto se tiene que acabar ya. Al cuerpo médico (incluyendo cirujanos, especialistas, médicos generales, enfermeras, camilleros, porteros, servicios generales y vigilantes, entre otros) les toca enfrentarse a diario al riesgo de contaminarse con el Corona vid, solo por su trabajo. No entiendo que hacen las autoridades para actuar; esas conductas no las podemos tolerar; los médicos al momento de su graduación asumen un encargo (el Juramento Hipocrático), que es nada más y nada menos que un compromiso de salvar vidas y cuidar la salud por encima de cualquier circunstancia; los castigos para quienes atacan al personal de salud deben ser bien severos y se deben aplicar lo más pronto posible.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!