QUIZÁS…QUIZÁS…

Compartir en:

Por Daniel Olarte Mutiz.
La nave va

Quizás seamos capaces de darnos cuenta que los gringos en lugar de enviar médicos como los cubanos, enviaron soldados para hacer ejercicios militares que huelen a intimidación más que a salvación.

Quizás reconozcamos que la raza humana ha ido depredando el planeta, hasta convertirse en un virus potencial, que ahora, obligada a aislarse por cuenta de una deliberada y provocada pandemia, ve reflejado su rostro de pánico en el espejo azul del fatigado planeta.

Quizás asimilemos que si nos obligan a las malas a meternos en nuestras casas le hemos dado un respiro al planeta, al tanto de observar perplejos como las especies de animales silvestres salen sin temor a preguntarse: ¿Y estos infelices dónde ser metieron?

Quizá recapacitemos acerca de lo coherentes que resultan los pedidos de la población en general sobre más inversión en educación y salud, repensar estos sistemas e irse hacia lo preventivo, de manera que podamos valorar al personal médico y a los docentes como pilares de un país que busca verdadero desarrollo integral, donde se invierta y privilegie la inversión en proteger al pueblo y no para matarlo alimentando la máquina de guerra.

Quizás reflexionemos: una pandemia de estas no distingue credo, raza, posición social ni tintes políticos y que, educar a las generaciones que poblarán el planeta es tarea prioritaria, porque si después de esta experiencia no logramos ser mejores seres humanos, no habrá pasado nada.

Quizás evidenciamos que los banqueros de nuestro país en lugar de aportar a la tragedia, ofrecieron dizque créditos para paliarla, demostrando su codicia, avaricia y mezquindad, olvidando que el pueblo asumió su bancarrota a través del lejano impuesto del dos por mil.

Quizás podamos abrir los ojos para darnos cuenta que este gobierno  privilegió la ganancia de los empresarios ante la salud y derecho a la vida de su pueblo, desnudando sus falencias morales y éticas, su incapacidad para afrontar problemas de magnitud y dejar en claro su actitud soberbia e imbécil ante un problema que reclamaba decisiones prontas y coherentes.

Quizás tengamos la suficiente memoria para ir tomando nota y denunciar a tanto inescrupuloso, cínico, mezquino y despreciable que se aprovechó de la pandemia para acaparar y especular con los precios de productos de primera necesidad, privando a muchos de un mercado mínimo vital.

Quizás evidenciemos que estamos entrando en una nueva etapa de la guerra biológica y si no es así, que las nuevas generaciones puedan ver un planeta más limpio, habitable y en una completa armonía, donde los políticos ineptos que ganan millonadas y que no sirven para nada, dejen de ganar tanto para que eso se invierta en las redes hospitalarias, porque al paso que vamos vendrán pandemias peores y más arrasadoras.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!