Una promesa hizo que llegaran con una gigantesca jornada de salud a Caunapí

Compartir en:

Desde Bogotá viajaron 22 profesionales a esta zona de Tumaco, golpeada por el conflicto armado. La acción humanitaria en Caunapí la coordinó la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules.

Noticias Nariño

Unas 250 personas entre niños, jóvenes y adultos se beneficiaron de la jornada de salud que se desarrolló en San José de Caunapí, jurisdicción de Tumaco, una de las zonas más afectadas por la violencia del conflicto armado.

Esta acción humanitaria fue coordinada por la Fuerza de Tarea Conjunta, Hércules, a través del Batallón de Selva 53 agregado operacionalmente a la Fuerza 2 de Despliegue Rápido.

Desde Bogotá llegaron 22 profesionales entre médicos generales, optómetras, odontólogos, sicólogos, fisioterapeutas, enfermeras jefe y de la especialidad de audiometría, dispuestos a servir a esta población.

De acuerdo con los voceros de la Hércules, por carencias económicas y las dificultades de distancias para movilizarse desde la zona rural a la urbana los habitantes de San José de Caunapí nunca habían podido asistir a una consulta con especialista en estas áreas.

“El propósito fue brindarle estos servicios a la población que difícilmente pueden acceder, trayéndole con esto el bienestar a sus comunidades y así de alguna manera poder aliviar aquellas dificultades del diario vivir”, expresó el comandante Fuerza 2 de Despliegue Rápido, Brigadier general Nayro Martínez.

“Olga te cumplí”

Precisó el alto oficial Nayro Martínez que la fundación Semillitas de Amor y JJ, hizo posible que los médicos especialistas llegarán a Tumaco, costa del departamento de Nariño, para acompañar esta labor social en beneficio de los más vulnerables.

La directora de esta entidad, Maritza Cadena Gutiérrez, narró que el motivo de llegar hasta esta región del pacífico Nariñense, fue una promesa que le hizo a una tumaqueña (fallecida) que conoció en precarias condiciones económicas y de salud y que la convirtió en parte de su familia.

“En honor a ella estoy aquí, porque me hice la promesa de que iba a volver a este sitio, porque lo amaba, porque fue su refugio. Ella salió de acá por todos los problemas que ya conocemos que son desplazamiento forzado. De ahí nació la idea de estar en Tumaco y lo hago con mucho amor. Olga te cumplí”.

Llevaron felicidad

Toda esa gigantesca logística para beneficiar a esta comunidad que ha sufrido los embates de la violencia estuvo respaldada por el programa estatal Zonas Futuro.

“Mi mamá y yo estamos agradecidas porque es la primera vez que a este pueblo ha llegado una jornada médica con tantos beneficios”, manifestó una de las pacientes.

Los niños disfrutaron juntos a los soldados y voluntarios de cantos, bailes, dulces y globos que los llenó de felicidad, al menos por un día.


Compartir en:

Los comentarios están cerrados.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!