Entrevista a Jimmy Luna, dramaturgo de San Pablo, Nariño

Compartir en:

“Estudiar arte dramático es darle la posibilidad a esa cantidad de seres que habitan en nuestros pensamientos”.

Por: Mauricio Bravo Cerón (1)

«Cómo cansa ser todo el tiempo uno mismo». Julio Cortázar

De Yimer Armando a Jimmy

“Cada actor tiene sus propias formas de crear sus personajes”, señala. “Existen muchas herramientas dadas por la academia como la investigación o el ensayo”. Pero una cosa es acercarse a un personaje (ya existente dentro de un libro, con unas características y un contexto, aunque sea vagamente establecidos) y otra crearlo desde cero. “Cuando tú creas un personaje tienes la posibilidad de darle un nombre, una edad, entre otros elementos”.

“Desde lo personal, mi técnica es encerrarme en un cuarto oscuro y empezar a respirar el personaje, dejarlo que llegue”, afirma. “O, cuando estoy acostado en una cama, buscarle movimientos con las manos, con la cara, desde lo corporal.” Su búsqueda es un ritual en el que necesita estar solo, concentrarse y escucharlo. Una vez logrado este ritual viene la intervención de su director de turno, el diálogo con su actor para lograr moldear lo que él quiere.

En el territorio nariñense, donde lo más cotidiano es encontrarse con un joven médico, abogado, enfermera, deportista o profesor, no es algo común encontrarse con una persona dedicada a estudiar el arte dramático o una carrera relacionada con la actuación en general. Sin embargo, aunque basten y sobren los dedos de una mano para contarlos, existen. Uno de ellos, nacido en el municipio de San Pablo, se llama Yimer Armando Luna.

O Jimmy Luna, como en cierto momento empezaron a llamarle. “A tal punto pegó este nombre en él y los suyos”, señala, “que hoy, hasta mi mamá y mi hermano me dicen Jimmy”. Habiendo nacido en la parte alta de la vereda El Lindero, un día doña Mirtha Viana y don Jorge Eliécer Luna, sus padres, deciden que él y su hermano deben estudiar, así que toman la determinación de buscar vivir en una parte más baja: en la vereda El Alto.

“Volver a San Pablo hoy en día (muchos años después, ya graduado de artes dramáticas) y ver esos árboles de café de la infancia y la adolescencia que fueron su primer público” cuenta “es recordar, es reír”. Esa la naturaleza fue su primer testigo de cómo cantaba para ellos, de cómo se paraba en una parte alta y les hablaba, mientras creaba sus primeros personajes, a veces protagónicos, a veces antagónicos.

Volver a San Pablo y más exactamente a la vereda El Alto, después de tanto tiempo, ya no es actuar para ellos. Ahora lo que sucede, por ejemplo en las novenas de Navidad es que son ellos, sus vecinos, quienes actúan y se integran.

De San Pablo a Florencia

Pero da la casualidad de que en el Centro Educativo El Alto había estudiantes más grandes que Jimmy y su hermano, estudiantes de los que, a su corta edad, ellos sufrieron de ese renombrado fenómeno social conocido como matoneo o bullying. Visto lo anterior, son enviados a la escuela Antonia Santos, del vecino municipio de Florencia, en el departamento del Cauca.

Y he aquí que esa decisión es la que hace por un lado que sientan plena libertad de expresarse como los niños que eran; por el otro, que llegue a sus vidas un profesor Chucho. Mientras trabajaban la tierra o recogían café Jimmy y su hermano solían coger la pala o palos de café de micrófonos o de público y, como quedó dicho ya, ponerse a cantar. Fue el profesor Chucho quien vio en ellos habilidad para el canto y, así, del campo entre árboles, pasaron a días de la madre, izadas de bandera y otros actos culturales.

Obviamente con públicos de carne y hueso.

Fue ahí, en esos eventos, donde los presentadores, por cosas de la memoria y de la brevedad, convirtieron al joven Yimer Armando Luna Viana en simplemente Jimmy Luna. Fue ahí también, en esos lugares abarrotados de gente admirándolo, aplaudiéndole mientras él les cantaba, donde Jimmy empieza a visionar que lo suyo no es ni la medicina, ni el deporte, ni el derecho. Que es eso, el arte, lo que él quiere para su vida.

A su breve paso por San Pablo, el locutor Terry Gallego, recuerda Jimmy, fue quién lo llevó a ser reconocido por su voz en la región, frente a públicos de Villanueva, Florencia o Colón Génova, entre otros municipios. Por aquellos tiempos su ilusión era esperar a que llegara el día domingo para irse con Terry a cantarle a la gente.

De Florencia a San Pablo

Una vez terminada la primaria en Antonia Santos de Florencia Cauca y ante la imposibilidad económica de sus padres, que ya habían mandado a su hermano a estudiar en el Colegio Nacional Antonio Nariño de San Pablo, cree Jimmy, lo que le esperaba era la pala y el trabajo. Sin embargo fue doña Mirtha, su madre, la que expresó “yo quiero que también él estudie”.

Y se dio a la tarea de buscar dónde y cómo.

Probaron primero con el bachillerato acelerado, pero Jimmy, por cuestiones de la edad, no aplicaba. Esto lo llevó a ingresar al Bachillerato Comercial Nocturno. Ahí siguió haciendo arte de su vida, pues el contexto y las clases se lo permitían. Fue además personero de su colegio y creó una revista literaria llamada Nuevo Horizonte. Lamentablemente esta no se institucionalizó y duró muy poco.

De comunicación social a arte dramático

Terminado el Bachillerato Comercial Nocturno, su hermano ya había ingresado a la Universidad del Cauca para estudiar licenciatura en música. A pesar de la evidente dificultad de sus padres para darle educación superior a los dos, él se dice que algo ha de hacer de ahí en adelante, así que decide irse de San Pablo. Y el impulso lo lleva, recuerda con un esbozo de sonrisa, hasta Pitalito en el Huila.

Por esta época, hizo parte de un grupo llamado Teatro Vivo de Colombia, donde identificó plenamente que a él le gustaba actuar. Luego, con alguna plata que había ahorrado, regresa hasta Popayán, se arrienda un cuarto, se presenta a pruebas e ingresa a la carrera de comunicación social en la Universidad del Cauca. Así que para dedicarse a esta carrera, de la que llegó a hacer cuatro semestres, deja en stand by todo lo referente al teatro.

Sin embargo, cómo es de misteriosa a veces la vida, es ahí, en la Unicauca, en Comunicación Social, donde se le presenta como caído del cielo un casting.

Fue un casting al que él se presentó y pasó. Gracias a esta oportunidad hizo parte de un largometraje para cine llamado “El alma de Giovani Bernardone”. Experiencia que se convirtió en una de sus principales motivaciones para más adelante, aconsejado por un amigo, dejar Popayán y la Universidad del Cauca, para trasladarse a Cali a la Universidad del Valle y a la carrera de arte dramático.

A esta carrera, cuenta, se presentan 100 personas y pasan 15, máximo 16.

“Haber estudiado arte dramático”, cuenta con una rara emoción en la voz “es darle la posibilidad a esa cantidad de seres que habitan en nuestros pensamientos. Seres que quizás son nosotros mismos en otra faceta”. Seres a los que algunos (2) les dan salida escribiendo, otros hace música o pintan.

En su caso, Jimmy decidió dejarlos salir a través de su propia corporalidad.

Azazel, su debut actoral en la Univalle y Rusia

La carrera de arte dramático de la Universidad del Valle contempla cuatro semestres, los primeros, en los que se ve fundamentación, como quien dice la teoría de este arte, cuando los actores, entre otras cosas, aprenden a entender a sus personajes. Una vez superada esta primera etapa, se da a los actores en formación la oportunidad de presentarse en un montaje teatral completo, en un  contexto conocido como la temporada de Teatro de la Univalle.

Los univallunos son muy fieles a su temporada de teatro, cuenta Jimmy, de ahí el nerviosismo que él y sus compañeros de grupo tuvieron en su debut ante un público amplio y ávido de histrionismo.

Esa noche él encarnó a Azazel, un integrante del séquito de Lucifer o Boland, el personaje principal de la obra “El maestro y Margarita” del novelista y dramaturgo ruso Mijail Bulgakov, adaptado por Ma Zhenghong, una maestra de teatro originaria de China, radicada en la ciudad de Cali.

A pesar de ser un personaje secundario, Azazel fue un personaje interesante, demoníaco, malvado, a través del cual Jimmy pudo divertirse y divertir a su público aquella noche, en algo que él denomina “una diversión maravillosa”; pero sobre todo un personaje a través del cual Jimmy siente, piensa y así lo expresa “comenzó su carrera profesional” en el arte dramático.

Luego vino para él una adaptación de un libro del escritor colombiano Eustaquio Palacios, “El alférez real”, que se llamó “El alférez irreal”, donde él fue Pedro. Hasta que llegó su primer protagónico en una adaptación de El Idiota del escritor ruso Fiodor Dostoyevski. La adaptación fue llamada “El idiota de Chernobil”, cuyo montaje él y sus compañeros de escena tuvieron la grandiosa oportunidad de llevarla hasta la mismísima, tierra de Dostoyevski, Rusia.

Más exactamente a las ciudades de Kazán y Moscú.

En esta obra Jimmy encarnó al príncipe Liev Nikoláievich Mishkin, un personaje que, además de todo lo ya mencionado, le permitió al joven actor de raíces nariñense protagonizar en el XVI Festival Iberoamericano de Teatro, en Bogotá, un sueño de muchos actores nacionales.   

Otro montaje con participación de Jimmy fue la obra “Transmigración”, dirigido por la maestra Lucía Amaya, una directora del teatro más moderno, de bellas artes, que está en temporada y donde su personaje es El Profeta.

Después del cuarto semestre de su carrera, además de pasar de la teoría a la práctica, Jimmy trabajó con la Universidad del Valle como estudiante monitor de otros estudiantes; como interventor para la Corporación de Eventos, Ferias y Espectáculos, Corfecali; así como en grupos de investigación para Colciencias y en el grupo de Investigación y Creación, Laboratorio Escénico, donde se integran, y trabajan y hacen arte juntos, profesores y estudiantes que de alguna manera se han destacado.

En su recorrido por el mundo del teatro, pudo además incursionar en la producción general de la Temporada de Teatro, en lo que, cuenta, consideró una grandiosa experiencia el hecho de recibir grupos de teatro de toda Colombia y también internacionales, hacer que tengan una buena estadía y que tanto ellos como el público que iba a mirarlos se fueran contentos para sus casas.

La escasez de recursos nunca fue una limitante

La parte económica que implica estudiar una carrera de educación superior, nunca fue un problema para Jimmy. “Las oportunidades a la gente de escasos recursos las presenta la misma universidad, la pública en especial”, afirma. En su caso, al llegar a la Univalle se dirigió a Bienestar Universitario y ahí, previos requisitos cumplidos, obtuvo alimentación en el restaurante universitario y una beca para cubrir gastos de arriendo.

Beca con la que se consiguió una pieza cerca a la Univalle, para ahorrarse gastos de transporte.

Dadas estas estrategias para autosostenerse en una ciudad como Santiago de Cali, tanto Jimmy como su hermano gozaron de plena libertad a la hora de escoger las carreras que querían estudiar. No hubo problema de parte de sus padres ni siquiera cuando él estando en cuarto semestre de comunicación social decide cambiarse a arte dramático.

Su sueño no es precisamente llegar a ser famoso

No obstante lo lejos que ha llegado en el arte, profesional y geográficamente hablando, su principal sueño no es el de ser un actor de teatro reconocido. Lo suyo, su ambición, es buscar a través del teatro todo aquello que pueda transformar de alguna manera la mentalidad, la conciencia, de quienes asisten regularmente a verlos a él y a sus compañeros cuando están sobre las tablas.

De esa búsqueda surge “Almas”, el montaje-metáfora, escrito a seis manos, entre él y dos compañeros más, Airthon Orozco y Alejandra Grisales, en el que actualmente está concentrado. “Almas” versa sobre las ejecuciones extrajudiciales realizadas en Colombia a manos del ejército nacional. Previa investigación, la obra se refiere a los falsos positivos ocurridos en Soacha.

“Pero Almas no es exactamente la historia del militar que reclutó al campesino y lo llevó por allá y lo mató”, afirma Jimmy después de ver como esta creación en su estreno llegó al público y fue captado su mensaje. “Hemos encontrado la metáfora”, dice. Y la han convertido en la historia de un cazador que se va en busca de perdices, pero al no encontrar perdices, encuentra torcazas.

“La metáfora está, la puesta en escena está, el público la entiende y eso es lo más bonito”, cuenta Jimmy “que el público no deba tener unos conocimientos previos para entenderla”.

“Me sentiría completamente realizado”, afirma a manera de conclusión, “el día en que en mis propuestas dramatúrgicas, o en medio de mi papel de actor, pueda llegar por igual al público del Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo en la ciudad de Bogotá que al público de la vereda El Alto en San Pablo Nariño (3)”.

  • Comunicador Social-Periodista de la Universidad del Quindío.
  • Como quien esta crónica escribe.

Compartir en:

7 comentarios en “Entrevista a Jimmy Luna, dramaturgo de San Pablo, Nariño

  • el enero 23, 2020 a las 10:59 am
    Permalink

    Excelente entrevista a uno de los pocos habitantes de la hermosa población de San Pablo, Nariñl, en dedicarse a las tablas, el arte dramático y la actuación, felicitaciones tanto a Jim y como ha Mauricio por esta bonita historia de vida.

  • el enero 23, 2020 a las 2:49 pm
    Permalink

    Felicitaciones a Yimy. Que siga cosechando éxitos es una persona muy inquieta, quien logra obtener lo que quiere a punta de constancia, pasión y compromiso. Ojalá algún día lo tengamos en San Pablo con una puesta en escena.
    Un cariñoso saludo.

  • el enero 23, 2020 a las 3:26 pm
    Permalink

    Excelente crónica y excelente protagonista!! Admirable este joven de quien, hasta ahora, gracias tu artículo, me entero…
    Quisiera conocerlo personalmente y disfrutar de su obra… saludos para ambos!!

  • el enero 23, 2020 a las 4:57 pm
    Permalink

    Felicitaciones yimy, no importante donde eres, sino para donde vas, bien escrito y impulsa continuar con la lectura

    • el enero 24, 2020 a las 10:32 pm
      Permalink

      Llegar a lo más alto del arte no es triunfar, es apenas empezar a descubrir que lo que haces lo haces con pasión, con dedicación y valentía. Continuar en esa lucha es lo que te hace un verdadero artista. Ya estas a portas de lograr tu cometido, Ahora es cuando debes atravesar barreras y derrumbar obstáculos.
      ¡¡¡ADELANTE SAN PABLEÑO!!!

  • el enero 24, 2020 a las 10:34 pm
    Permalink

    Llegar a lo más alto del arte no es triunfar, es apenas empezar a descubrir que lo que haces lo haces con pasión, con dedicación y valentía. Continuar en esa lucha es lo que te hace un verdadero artista. Ya estas a portas de lograr tu cometido, Ahora es cuando debes atravesaron barreras y derrumbar obstáculos.
    ¡¡¡ADELANTE SAN PABLEÑO!!!

  • el enero 27, 2020 a las 4:01 pm
    Permalink

    Orgulloso. Orgulloso me siento al saber que un gran sanpableño incursa en tan difícil carrera. Pero ya ven. Nada es imposible para quien con sacrificio, constancia y aptitudes, llega hasta donde quiere llegar. Mil felicitaciones a nuestro paisano. Un inmenso abrazo. Ah.. y por favor, queremos conocerlo. El ICDT debe enterarse y pronunciarse para seguir apoyando esta clase de iniciativas. Dios lo bendiga. Y muchos éxitos futuros.

Los comentarios están cerrados.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!