Guerra y futuro: Entre la demagogia y el temor de la población civil

Compartir en:

Conflicto mundial. Reacciones en el mundo árabe. (Foto Google).

En miles de análisis alrededor del mundo se concentran estos elementos: ¿Hasta dónde exacerba el ataque estadounidense al general iraní Soleimani las tensiones en el Golfo?. ¿Acaso Donald Trump pretende atender objetivos políticos internos con este acto?, o simplemente no midió las consecuencias?.

Resumen y análisis de agencias y medios internacionales de prensa.

Periodistas, analistas, académicos y especialistas en asuntos árabes, siguen quemando horas, páginas y espacios tratando de resolver, «antes de quen sea demasiado tarde», las razones que han vuelto a colocar al mundo al borde de un nuevo conflicto de gran dimensión.

«Anoche actuamos para detener una guerra. No actuamos para comenzar una», expresó el 3 de enero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, evidenciando, como dice la DW, «cierta motivación por apaciguar el asesinato de uno de los hombres más poderosos de Irán, el general Qasem Soleimani, comandante de las Brigadas Al Quds, una unidad especial de la Guardia Revolucionaria, la cual Estados Unidos clasifica como organización terrorista».

«Washington culpa a Soleimani por la muerte de cientos de estadounidenses en el Medio Oriente», agrega la publicación. Pero a partir de este punto, las preguntas vuelven a surgir por borbotones, empezando por una básica. pero, ¿acaso el riesgo para los estadounidenses no es hoy más grande que nunca después del acto ordenado por su mandatario?

También se preguntan todos si ¿podrá Trump con sus palabras realmente evitar que se desate una guerra?

Para todos, las consecuencias del asesinato de Soleimani son difíciles de prever, y así lo asegura Sascha Lohmann, politólogo del grupo de investigación de Estados Unidos en la Fundación de Ciencia y Política de Berlín, citado por varios medios internacionales. La situación actual permanece básicamente abierta y puede girar en muchas direcciones. «No obstante, es de esperarse que haya una reacción muy fuerte frente al asesinato de un miembro prominente del liderazgo iraní», agregó.

En los últimos meses, Irán había sido relativamente cauteloso. Estados Unidos, sin embargo, culpa al Gobierno de Teherán por varios incidentes: por derribar un avión no tripulado estadounidense en el Golfo Pérsico en junio, por disparar contra equipos de la compañía de energía saudita Saud Aramco en septiembre, y por los manifestantes proiraníes que asaltaron parte de la embajada de Estados Unidos en Bagdad el pasado fin de semana.

La autoría incuestionable de Irán detrás estos sucesos queda aún por comprobarse, dijo Lohmann en entrevista con DW. Pero más allá de la autoría una cosa es cierta: «Fueron acciones muy medidas que no tomaron vidas humanas». Lo que podría cambiar después del asesinato de Soleimani. «En comparación, se ha aumentado mucho la vara. Esto hará que la situación sea extremadamente inestable», apuntó.

El ataque contra el general, dice el politólogo Max Abrahms de la Northeastern University en Boston, demuestra, fundamentalmente, cómo la Casa Blanca se ha distanciado de las prácticas internacionales. «Se han ignorado las reglas de enfrentamiento (rules of engagement) para las fuerzas armadas. Eso significa que los ataques preventivos reemplazarán cada vez más la lógica de la disuasión, que proporcionó un cierto grado de estabilidad en el pasado», afirma. Esto ha hecho que la difícil relación entre Washington y Teherán sea aún más impredecible. «El asesinato de Soleimani ciertamente no disuadirá a los Guardias Revolucionarios», expuso Abrahams a DW. «Deberíamos estar preparados para una serie de acciones asimétricas por parte de Irán».

Irán también ha declarado que Estados Unidos será legalmente responsable por el asesinato de Soleimani. Se planean varios pasos legales a nivel internacional, dijo el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, a la televisión estatal. «Fue claramente un acto terrorista», dijo Zarif.

Anteriormente, la experta en derechos humanos de la ONU, Agnes Callamard, afirmó en Twitter que el asesinato selectivo de Soleimani constituye probablemente una violación del derecho internacional.

En Estados Unidos, muchos consideran también que la maniobra fue extremadamente arriesgada. «Una razón por la que no matamos a funcionarios políticos extranjeros es porque creemos que tales acciones matarán a más estadounidenses, no a menos»,  dijo el senador demócrata Christopher Murphy citado por el New York Times. Al matar a Soleimani, la Administración Trump podría haber comenzado una «violenta guerra regional».

La acción también ha llevado a la solidaridad entre grandes partes del mundo árabe, como pudo verse en el funeral de Soleimani. Lo que plantea la pregunta sobre la motivación del presidente de Estados Unidos de matar al comandante.

«Trump pudo haber dado la orden por la preocupación de no ser tomado más como un actor relevante en la región», aseguró Sascha Lohmann. Después de las reacciones cautelosas de Estados Unidos a Irán en los últimos meses, el presidente Trump debió temer «ser percibido como un tigre de papel», agregó.

Por supuesto, también actuó considerando los intríngulis de la política interna en Estados Unidos, por ejemplo, el avance del juicio político en su contra o las próximas elecciones presidenciales en otoño. «Pero en términos de política exterior, Trump, durante su mandato, ha dado la impresión de ser un presidente que se retiró de la región y cedió el dominio a los iraníes. Ahora ha tomado la oportunidad para corregir esta imagen, y la ha usado», apuntó Lohmann.

¿Consecuencias mal calculadas?

Al mismo tiempo, Lohmann considera dudoso que Trump fuera consciente de los riesgos del ataque. «No creo que haya pensado en las consecuencias de esta acción en todos los sentidos. A él le preocupaba algo más: corregir la imagen de un presidente indeciso frente a Irán», apuntó.

¿Qué guerra quería evitar Trump a través del ataque? Aún nos queda debiendo la explicación, respondió el New York Times al tuit del presidente. Del mismo modo, Trump tendrá que explicar a la población por qué estaba dispuesto a asumir los riesgos asociados con el asesinato de Soleimani. Y corregir sus cálculos: un contraataque de los iraníes a su vez resultaría en otro contraataque de los estadounidenses.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!