Dignidad es el primer nombre de la infancia

Compartir en:

5 apuestas por la dignidad de nuestros niños y niñas para los futuros gobernantes.

Por Víctor Chaves R. #ReporteroNomada

Salud oportuna y eficiente.

Nadie, pero mucho menos los niños y las niñas pueden perder su alegría y su salud, por la ausencia de un médico o de un sistema oportuno de atención de este tipo de situaciones. Los futuros gobernantes tendrán que comprometerse de entrada poniéndole freno a una situación que es dramática por donde se la mire.

Educación de calidad, oportuna y acorde con la población que la recibe, con dotación e infraestructura que garanticen el bienestar de los alumnos.

Nuestros territorios, especialmente en las pequeñas poblaciones y en las zonas rurales no se brindan modelos educativos que reúnan estos requisitos. Por el contrario, las deficiencias están a flor de piel. En muchos de estos lugares no hay profesores, porque estos se niegan a desplazarse hasta lugares complejos por la presencia de grupos armados o la carencia de todo lo básico, empezando por agua potable. La responsabilidad del Estado también es muy limitada, pero el desinterés de los funcionarios en atender de manera definitiva estos problemas, es lo que saca de quicio a las comunidades más afectadas. Definitivamente, quien gobierne un territorio como Nariño debe comprometerse con este tema desde el comienzo de su gestión, para que las comunidades vean y entiendan que es posible hallar soluciones si hay voluntad política.

Alimentación saludable, completa, que nutra a los más pequeños y les garantice un presente y un futuro sanos.

No se puede seguir jugando con el hambre de los más pequeños. Es un clamor que debe llegar hasta las últimas consecuencias con tal de ponerles freno a los malvados que se roban los recursos de los niños. Quien no entienda esta prerrogativa, sencillamente no debería gobernar nada ni a nadie. Se debe presionar a la justicia para que actúe con eficacia y encuentre a los responsables de semejante atrocidad y se debe propender por estrategias más efectivas para que la alimentación escolar llegue a su destino en las mejores condiciones. Este asunto como los demás, no soporta nuevos aplazamientos y disculpas.

Techo y familia, porque ningún niño puede pasar sus noches en las calles y todos merecen un  entorno familiar, real, formador, y sobre todo acogedor.

Existen programas y subsidios de vivienda para las familias que hoy están en condiciones de vulnerabilidad, pero que no se aprovechan como se debe por la carencia de suficiente información y sobre todo por la desidia y el desinterés de nuestros dirigentes. Un techo para los niños debe ser una prerrogativa de Estado y los gobernantes regionales y municipales deben sumar los esfuerzos que sean necesarios para cubrir esta penosa brecha. No más niños en las calles. Ellos y sus familias merecen una vida más digna.

Lejos del conflicto armado

De una u otra manera, los actores armados del conflicto colombiano siempre han involucrado a la población menor, bien sea reclutándola o convirtiéndola en víctima directa de sus desafueros. Esto no puede seguir así. Hay que aplicar las normas del Derecho Internacional Humanitario, DIH y alejar a los niños y niñas de la guerra. Gobernadores y alcaldes deben comprometerse en esta causa. Enfocar sus programas sociales en la atención de este segmento de la  infancia. No podemos contribuir a cultivar a los violentos del inmediato futuro.


Compartir en:

Un comentario en “Dignidad es el primer nombre de la infancia

  • el octubre 24, 2019 a las 11:30 am
    Permalink

    Excelente artículo

Los comentarios están cerrados.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!