La zona veredal que el Gobierno siempre desdeñó

Compartir en:

«Ahora o nunca. Si queremos cambiar a Colombia hay que seguir luchando. Porque creemos que pese a todas las dificultades y contradicciones, el momento histórico que vive el país nos muestra una oportunidad, una verdadera alternativa para cambiar y una sentencia que es incontrovertible: terminó la guerra, es tiempo de comenzar a construir la Paz»: Comandante Ramiro, del Frente 29 de las Farc, al empezar el proceso de reincorpoiracón a la vida civil

La Zona Veredal de Transición y Normalización, ZVTN Aldemar Galán, ubicada en el Alto de La paloma, corregimiento de Madrigal, municipio de Policarpa, norte de Nariño, se puede perfectamente clasificar como el escenario en donde el gobierno nacional demostró la desidia que lo embarga a la hora de pensar en la verdadera implementación de los contenidos de los Acuerdos de Paz suscritos en La Habana.

La burocracia oficial designada para los asuntos de paz, envió a la Zona a funcionarios de todos los niveles, incluyendo a los más altos, empezando por el propio consejero de paz y por el gerente del Fondo de recursos para la paz. Ellos estuvieron allí firmando cinco actas entre todos, en las que se comprometían a cumplir con lo pactado y a atender las nuevas urgencias propiciadas por el retraso. Nada de eso fue verdad. Nunca cumplieron.

La irresponsabilidad del Estado, no solo con los entonces combatientes de las Farc – ep, sino especialmente con las comunidades campesinas y rurales, sin importar su etnia o cultura, fue absoluta: no se ejecutó ninguna obra de infraestructura que pudiese significar bienestar o un mejor vivir para la gente. Todo lo que llegó como remesa se compró por fuera de los territorios, a expendedores mayoristas, muy ligados a la burocracia oficial.

Para los pocos trabajos que se hicieron, como la adecuación del contenedor para depositar las armas dejadas por los combatientes, se contrataron firmas externas que poco o nada tenían que ver con la región o con sus comunidades.

Y como si fuera poco el mal de la corrupción también apareció por estos lados, pues recursos que fueron girados por el Estado para las zonas veredales nunca aparecieron por el alto de La Paloma, ni tampoco se vio la inversión en obras o en compras.

Las platas embolatadas podrían ser superiores a 8 mil millones de pesos. Por esos lados debe aparecer la justificación de la denominada Zona de Recepción, que no es otra cosa que una obra inconclusa y mal hecha, con costos multimillonarios, pero que en realidad no se ve en qué se invirtieron.

Vea aquí: Testimonios y evidencias

Estado de la vía: grave problema

La vía que lleva desde el corregimiento de Madrigal hacia el alto de La Paloma, lugar en donde finalmente se ubicó la ZVTN Aldemar Galán fue un sufrimiento para los combatientes, para la comunidad vecina y para todos los que necesitaban circular por ahí, acercarse para desarrollar alguna tarea con los guerrilleros o llevar equipos, materiales o remesa, bajo la mirada del Mecanismo de Monitoreo y Verificación de esta parte del proceso de paz.

A lo largo del periodo de existencia oficial de esta Zona Veredal todas las instancias oficiales le sacaron el cuerpo a la adecuación de la vía. Ni la alcaldía de Policarpa, ni la gobernación del departamento de Nariño, ni mucho menos el gobierno de Juan Manuel Santos se hicieron cargo de esta obra que era vital para el funcionamiento óptimo del proceso de dejación de armas e ingreso a la vida civil de los, hasta entonces, combatientes.

Fue la propia comunidad del sector, la que se sumó al esfuerzo de los guerrilleros para tratar de darle un poco de firmeza a esta carretera. Mediante mingas concertadas en las que los pobladores de Madrigal, Ejido y otras zonas vecinas hicieron equipo y aportaron materiales y algunas herramientas como mazos, picos y palas para que esta pequeña ruta pudiera ser por fin transitable como se debía.

Finalmente fueron los ingenieros del ejército los que asumieron la adecuación definitiva de la carretera, que hoy luce diferente, por supuesto, pero muy tarde para evitar todo lo que ya se padeció. Pero ya esta tarde, los antiguos guerrilleros de las farc – ep y hoy hombres y mujeres ansiosos de alcanzar una paz definitiva, ya se marcharon.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!