Futuro de paneleros, reto para nuevo gobernador

Compartir en:

La crisis de los paneleros exige una solución integral. (Foto tomada de google).

Todos a tomar agua de panela. Recuperar el consumo, clave para salvar a los paneleros de la quiebra. Los productores vienen trabajando a pérdida desde hace unos dos años, pero en los supermercados el precio no baja. Cada día, más gente deja de utilizar la panela, a cambio de endulzantes sintéticos. En Nariño, unas 20 mil familias productoras están a punto de la quiebra total. El nuevo gobernador tiene la palabra.

Para atender la problemática de los paneleros de Nariño y de Colombia hay que mirar soluciones integrales y concertadas, que sean el fruto de un cruce dinámico de ideas y que permita ver más de una solución urgente para un momento crítico.

Para comenzar a solucionar los problemas que hoy le quitan la rentabilidad al campo y la agroindustria, es necesario dejar de lado la visión centralista para acudir a la estrategia de los campesinos y productores rurales, que saben a ciencia cierta cuáles son los factores que se deben atender para superar el mal momento que los agobia.

Hasta este momento, las alternativas ya se estudiaron y se le hace seguimiento a las propuestas coherentes con la realidad social y económica. Se mira la posibilidad de establecer unos subsidios a la producción panelera, de manera que puedan cubrir por lo menos los costos de producción, pero entonces había que determinar el origen de los recursos y la duración de este apoyo.

En cambio, la opción de establecer una estrategia de Marca Nariño, que aglutine a los productores artesanales y gestione una proyección comercial por todo el país e inclusive en los países en donde la presencia de colombianos es notable, se abre como una verdadera posibilidad para mejorar los ingresos de los productores.

Por otro lado, la posibilidad de eliminar varios eslabones de la cadena de intermediarios para que las ganancias lleguen hasta el productor primario, es otra de las alternativas a estudiar, a sabiendas de que las características del mercado local son impuestas  por un grupo de unos 15 intermediarios que tiene cubierto todo el mercado nacional.

Está claro que se trata de un producto que se consume en muy pocos países, principalmente los del bajo Asia, que son atendidos por La India, el principal país productor de panela en el mundo. Una tarea nada fácil, sin la alternativa de los mercados internacionales.

Para el nuevo gobernador de Nariño será imperioso comenzar a promover ante las autoridades nacionales la necesidad de establecer unas reglas de juego más claras  para los cañicultores, los paneleros artesanales y los grandes ingenios azucareros. En este momento hay una competencia desleal, que no se ha intentado controlar, como se debe.

La nueva ley

Las expectativas frente a la nueva ley de los paneleros que se acaba de tramitar en el Congreso, tampoco son muchas, pues según los entendidos no se atienden de lleno temas como los costos de producción y los precios de comercialización, la cadena de intermediarios y los aspectos relacionados que involucran a los pequeños y medianos productores.

Se trata de una norma hecha para beneficiar a los grandes industriales del azúcar, han comentado algunos expertos, que sin embargo reconocen que puede proveer algunas herramientas para la diversificación de los productos que se elaboran de la caña y del aprovechamiento de subproductos, como el bagazo, que se puede utilizar como alimento para vacunos  o también como combustible.

Adicionalmente, el próximo gobernador podrá entregar permisos para que pequeños y medianos productores de panela puedan producir rones artesanales con denominación de origen.

Pero una medida que se tomará por encima de cualquier otra condición es la de diseñar, montar e implementar una campaña que busque retomar el consumo de panela en la dieta de los colombianos.

Aunque se trata de una tradición cultural y social, los indicadores señalan una disminución sensible en los últimos años, de casi una tercera parte en el consumo per cápita. Tal vez sea ese mismo carácter artesanal el que pueda rescatarlos de la crisis o por el contrario el que acabará de sumirlos en la ruina.

Contexto de producción

Los paneleros de Nariño producen semanalmente 1.200 toneladas de panela, que compite en los mercados nacionales con otras 10 mil toneladas que se extraen de los trapiches de Santander, Antioquia, Cundinamarca, Boyacá y Tolima, Valle y Risaralda, principalmente.

Sin bien varias marcas del producto originarias de Sandoná, Linares o Ancuya logran llegar hasta los supermercados de grandes superficies, esto no quiere decir que su situación económica vaya a cambiar favorablemente, pues los valores extraordinarios que adquieren sus productos se quedan en los bolsillos de los intermediarios.

Impacto de los tlc

Luego de la entrada en vigencia de los tratados de libre comercio, tlc, las importaciones de azúcares y endulzantes artificiales con presentaciones más atractivas, pero sin beneficios para la salud o la nutrición, crecieron exponencialmente  y de inmediato las ventas de panela comenzaron a descender también de manera vertiginosa.

El Ministerio de Agricultura, establece que el mercado de panela se caracteriza por un alto grado de intermediación entre el productor y el consumidor final, generando así un sistema de comercialización disperso y poco eficiente.

En este sentido, a medida que la distancia entre el productor local y los mercados regionales, nacionales e internacionales aumenta, se configura un proceso de captura de rentas cuyos grandes beneficiarios son los grandes mayoristas que abastecen los principales centros de compra en el país.

En el país hay entre 15 y 20 grandes intermediarios que se encargan de comprar panela a los miles de productores a lo largo del territorio nacional, para luego distribuirla en los canales de comercialización que van hasta el consumidor final, según la Superintendencia de Industria y Comercio.

Ahora, dada la enorme disparidad entre el número de productores y compradores, se podría estar generando una  situación en la cual los compradores (en este caso los intermediarios) poseen poder de mercado para fijar precios por debajo de los niveles competitivos, sin que los productores puedan ejercer algún tipo de influencia.

De hecho, son los intermediarios quienes actualmente fijan el precio de carga (100kg) en las plazas de mercado donde se comercializa la panela. Esto, en un país en donde se promueve abiertamente la libre competencia, no es adecuado y requiere especial atención con el fin de proteger a los productores y consumidores de panela.


Compartir en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido !!